Síguenos

Inicio » Marcas y modelos » Mercedes

Mercedes-AMG GT Black Series 2020

Escrito por: Víctor M. Fernández - 22 agosto 2020

El Mercedes-AMG GT Black Series se convierte en la versión más potente, rápida y eficaz de la gama GT, con importantes mejoras en el motor, el chasis y la aerodinámica.

Es una profunda evolución del Mercedes-AMG GT R (585 CV), con más genes de competición todavía y algunas de las soluciones ya introducidas en el chasis del Mercedes-AMG GT R PRO (585 CV), una especie de versión “light” de los Mercedes-AMG GT3 (± 600 CV dependiendo del BOP) y Mercedes-AMG GT4 (476 CV) de carreras, aunque con la particularidad de ser todavía más potente que ellos, mostrando en su ficha técnica una potencia máxima de 730 CV.

No en vano, su concepción y puesta a punto están afinadas para su uso habitual en circuito, aunque el Mercedes-AMG GT Black Series también esté homologado para rodar por carretera.

Un simple vistazo a su exterior nos desvela esos genes de competición de los que hablábamos, con una profunda evolución aerodinámica y muchos cambios enfocados en obtener la máxima eficacia en curva, frenada y aceleración.

Una de las peculiaridades que introduce esta versión “Black Series” se encuentra en el desarrollo de elementos aerodinámicos activos por debajo del faldón delantero (“splitter”) y en el alerón trasero fijo, que contribuyen a reducir la resistencia aerodinámica a elevada velocidad y también a incrementar el apoyo aerodinámico (“downforce”) en las curvas y en las fases de frenada.

Sus aletas han sido ensanchadas para albergar neumáticos de mayor anchura (que son de tipo “semi-slick”) y la fibra de carbono se ha hecho extensible a numerosas piezas de la carrocería para rebajar otros 35 kilogramos el peso final del Mercedes-AMG GT Black Series (comparado con el AMG GT R).

La puesta a punto del chasis se ha evolucionado de manera significativa y recurre a un tarado específico de su sistema de amortiguación pilotada (“AMG Ride Control”), que permite al conductor seleccionar entre tres modos de reglaje, encargados de modificar su grado de flexibilidad de manera activa.

No para ahí la evolución realizada en el eje delantero y trasero, que cuenta ahora con articulaciones mediante rótulas esféricas “Uniball” en los principales brazos de suspensión y también lleva muelles helicoidales ajustables en precarga, aunque en esta versión Black Series se ha eliminado el dispositivo direccional en el eje trasero (que lleva de serie el AMG GT R) para rebajar peso.

El motor V8 4.0 Biturbo sigue asociado a un cambio robotizado de doble embrague “AMG SPEEDSHIFT DCT 7G”, puesto a punto para satisfacer el uso más exigente en circuito y reforzado para soportar el notable incremento de potencia y par que ahora desarrolla el propulsor.

El diferencial autoblocante activo en el eje trasero y el control de tracción avanzado (“AMG Traction Control”) siguen formando parte del equipamiento mecánico de este Mercedes-AMG GT Black Series con propulsión trasera, al que se suma también un equipo de frenos con enormes discos carbono cerámicos (los mismos que puede llevar en opción el AMG GT R).

Con todo esto, la marca alemana anuncia unas prestaciones impresionantes, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y de 0 a 200 km/h en 9,0 segundos, mientras que la velocidad máxima alcanza los 325 km/h (registro evidentemente penalizado por su importante carga aerodinámica).

La imagen exterior del Mercedes-AMG GT Black Series combina numerosos elementos de la carrocería acabados en fibra de carbono vista (lacada) con distintas opciones disponibles de color (brillantes, metalizados y mates), estrenando una nueva tonalidad naranja “AMG Magmabeam” exclusiva de esta versión.

El habitáculo biplaza sigue manteniendo un exquisito nivel de acabado y abundante equipamiento, pero su presentación interior recibe nuevos detalles de personalización y una imagen inspirada en los coches de competición, aunque sin llegar a alcanzar la sobriedad mostrada en el “cockpit” de un Mercedes-AMG GT4 de carreras.

No obstante, para aquellos que quieran acercarse aún más al coche de competición, AMG ofrece opcionalmente un paquete específico para circuito, denominado “AMG Track Package”, un complemento ideal para el dispositivo de toma de datos que lleva de serie (“AMG Track Pace”).

El Mercedes-AMG GT Black Series se convierte así en el deportivo GT más radical de la marca alemana, con el motor V8 de serie más potente fabricado hasta la fecha en uno de sus coches de calle, tan solo superado por el “híperdeportivo” Mercedes-AMG One, con mecánica de Fórmula 1 y fabricado en edición limitada.

También pasa a ser la sexta versión comercializada hasta la fecha con la denominación “Black Series”, tras la aparición en 2006 del primer Mercedes-Benz SLK 55 AMG Black Series, seguido por el Mercedes-Benz CLK 63 AMG Black Series en 2007 (507 CV), Mercedes-Benz SL 65 AMG Black Series en 2008 (670 CV), Mercedes-Benz C 63 AMG Coupé Black Series en 2011 (517 CV) y el Mercedes-Benz SLS AMG Black Series en 2013 (631 CV).

Mientras Mercedes-AMG confirma su precio base definitivo en el mercado español (335.240 € en el mercado alemán), seguiremos esperando con impaciencia a que el fabricante teutón nos desvele el tiempo marcado por el Mercedes-AMG GT Black Series sobre el trazado de Nürburgring-Nordschleife, al que debe robar un buen puñado de segundos respecto a los registros obtenidos anteriormente por los Mercedes-AMG GT R (7 m 10,9 s) y Mercedes-AMG GT R PRO (7 m 04,6 s), rondando muy posiblemente el tiempo de récord marcado en su día por un rival directo como el Porsche 911 GT2 RS (6 m 47,3 s).



Nota: Los precios reflejados en esta información corresponden a la fecha de publicación.

Déjenos su comentario

Su Email nunca sera revelado. Datos requeridos *