Síguenos

Zona límite » Pequeña gran historia de la F1

Leyendas del pasado IV: Bernd Rosemeyer I

Un relato de El Abuelete del M3 - 21 agosto 2013

De los cuatro ‚ÄúPilotos de leyenda‚ÄĚ, con cuya memoria Autol√≠mite ha querido reflejar lo que fue una de las √©pocas m√°s apasionantes del automovilismo deportivo durante la d√©cada de los a√Īos 30, Bernd Rosemeyer fue el √ļltimo en llegar y el primero en caer, abatido sobre el cemento de una autopista alemana.

Terminaba el mes de Enero de 1938 y, en Berl√≠n, toda Alemania despide y lamenta la s√ļbita desaparici√≥n de uno de sus nuevos dioses. El cuerpo sin vida del piloto que, durante tres a√Īos vibrantes, hab√≠a conseguido como ninguno enardecer a las masas de un pa√≠s que buscaba en cada acto colectivo una reafirmaci√≥n de su pretendida superioridad racial, recibe con honores militares el homenaje que el r√©gimen nazi reserva a sus hijos m√°s distinguidos.

Bernd Rosemeyer, miembro de honor de las SS con el grado de capit√°n (SS-Hauptsturmf√ľrer), es uno de ellos. Su incorporaci√≥n a un cuerpo armado que muy pocos a√Īos despu√©s aterrorizar√° al mundo con sus desmanes, hay que atribu√≠rselo a su m√°ximo dirigente, el¬† ‚ÄúReichf√ľrer‚ÄĚ Heinrich Himmler, e interpretarlo como parte del precio que el nacionalsocialismo impuso a sus h√©roes.

Sus verdaderos galones los hab√≠a conquistado ‚Äúcombatiendo‚ÄĚ a√ļn en tiempo de paz, sobre el trazado de los circuitos, en batallas disputadas a velocidades de asombro, en unos a√Īos en los cuales los ca√Īones, todav√≠a, disparaban √ļnicamente salvas de fogueo en las grandes concentraciones organizadas por el r√©gimen y como se√Īal de partida en algunas de las carreras de Grand Prix que se disputan en los circuitos alemanes.

Este √ļltimo acto de la tragedia hab√≠a comenzado en la ma√Īana del 28 de Enero de ese a√Īo 1938. En la autopista que une Frankfurt y Darmstadt, se estaba produciendo un desaf√≠o entre dos marcas (Auto Union y Mercedes-Benz) que, con sus respectivos ‚Äúb√≥lidos de plata‚ÄĚ, se disputaban la supremac√≠a en el deporte del autom√≥vil de la √©poca para batir un r√©cord de velocidad.

Sobre esa denominaci√≥n de ‚ÄúFlechas de plata‚ÄĚ que el tiempo ha adjudicado a Mercedes de manera exclusiva, hay bastante leyenda y alguna confusi√≥n. Esos dos kilos de pintura que supuestamente sobraron en alg√ļn momento en la b√°scula para que el peso de los b√≥lidos de Mercedes se adaptase al reglamento de la F√≥rmula 750 (750 kg de peso m√°ximo), han motivado r√≠os de tinta y una buena justificaci√≥n para algo bastante menos rom√°ntico.

Diversas fuentes contradicen al entonces patr√≥n de Mercedes, Alfred Neubauer, y se√Īalan que fue una ‚Äúsugerencia‚ÄĚ del r√©gimen nazi la que impuso el brillo del aluminio desnudo, tanto en los b√≥lidos de Mercedes como en los Auto Union. La nueva Alemania nazi vest√≠a as√≠ a sus¬† ‚Äúguerreros‚ÄĚ con la coraza brillante de sus leyendas nibelungas.

Como pr√≥logo del ‚ÄúBerlin Automobile Show‚ÄĚ de 1938 se hab√≠a programado la celebraci√≥n de unas jornadas en las que Mercedes y Auto Union tratar√≠an de batir todos los r√©cords de velocidad vigentes en ese momento y afirmar su supremac√≠a en el permanente desaf√≠o que manten√≠an desde 1934.

NOTA: la historia de Bernd Rosemeyer entre los a√Īos 1936 y 1938¬†continuar√° en la parte II.



Nota: Los precios reflejados en esta información corresponden a la fecha de publicación.

  • 2 comentarios

    • Jose Antonio Zorrilla dijo:

      Fue uno de los grandes cuando estuvo Neubauer.La mala suerte impidió muchos mas éxitos.
      Me parecen superimportantes estas publicaciones para que la gente conozca la F1 desde anta√Īo.

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Hola Jose Antonio,fue una pena que desapareciera tan joven, porque, por edad, de haber sobrevivido a la guerra, seguro que habr√≠a sido un piloto important√≠simo dentro de la F√≥rmula 1 a partir de 1950 apenas habr√≠a llegado con 40 a√Īos y esa era la edad de muchos de los que la empezaron, Farina, Ascari, el mismo Fangio…
        Me he decidido a publicar estos relatos porque creo que pueden tener alg√ļn inter√©s para los buenos aficionados y cualquier esfuerzo me parece justificado si se trata de ganar adeptos a nuestra pasi√≥n y porqu√© no decirlo, a estas p√°ginas de Autol√≠mite, donde adem√°s de buenos amigos, tienes todo el espacio que te apetezca para tu opini√≥n, por algo J.A. Zorrilla,querido ” zorro”, eres una joven “instituci√≥n” en el automovilismo nacional y uno de los que mejor y m√°s r√°pido llevaron el parasol de PUB SEIS PENIQUES.

      Déjenos su comentario

      Su Email nunca sera revelado. Datos requeridos *