Síguenos

Ayrton Senna. 20 años después continúa su leyenda

Escrito por: Víctor M. Fernández - 1 mayo 2014

01_Ayrton-Senna_1994El día 1 de mayo de 1994, en torno a las 14:20 horas, estaba yo concentrado a tope en la parrilla de salida del circuito de Albacete, en la primera carrera de la temporada del Campeonato de España de Fórmula Renault. El equipo con el que había fichado era un auténtico desastre técnico y el monoplaza que pilotaba un “zambombo” absoluto. Aún así, una buena salida, mucho corazón, un poco de suerte y algún que otro adelantamiento casi temerario me llevaron de mitad de parrilla hasta las primeras posiciones de carrera.

Tras la tensión y todo el esfuerzo realizado en carrera, me comunicaron la triste noticia: “Ayrton Senna ha tenido un accidente muy grave en el GP de San Marino y la cosa pinta realmente mal”. El piloto brasileño había sufrido un fuerte impacto que le costaba la vida en la ya famosa curva “Tamburello” del circuito de Imola y el mito de Ayrton Senna traspasó el umbral de la inmortalidad para convertirse entonces en leyenda

He de confesar que no tengo apenas recuerdos sobre la llegada del genial piloto a la Fórmula 1. En la temporada de 1984, la retransmisión de los Grandes Premios había que “inventárselos” en la televisión española, cuando sólo había dos cadenas (TVE 1 y TVE 2 en UHF).

02_Ayrton-Senna_1991 03_Ayrton-Senna_Lotus-Honda-1987 04_Ayrton-Senna-vs-Nigel-Mansell_GP-Hungria-1988

 

 

 

 

Posteriormente, la llegada de las antenas parabólicas nos permitió (a unos pocos aficionados) seguir las carreras por algunas de las cadenas europeas. En mi casa, la “conexión directa” con la Fórmula 1 era a través de la RTL alemana, así que, cada fin de semana de Gran Premio, nos metíamos nuestra dosis de emoción automovilística con el fondo de aquella antipática dicción cuya tosquedad producía hasta dolor de cabeza: “Ayrton Senna probliemen bagajundaaaa” se quedó grabado en nuestra memoria. No sé qué leches puede querer decir esto, pero siempre sonaba (o eso nos sonaba) cada vez que el bueno de Ayrton tenía problemas en su monoplaza.

Cada “pole position”, cada adelantamiento, cada victoria, cada título, cada polémica de “Magic” Senna (el auténtico y genuino “Magic”) nos levantaba del asiento por su genialidad inigualable.

Es difícil describir el atropello de sentimientos que percibí cuando pude ver la extraordinaria película documental realizada por Asif Kapadia sobre Ayrton Senna (si no la has visto todavía, no sé a qué estás esperandoooo), volviendo a revivir las imágenes de sus hazañas, de sus luchas, de sus vivencias, de su misticismo, de sus temores, de su humanidad… Sin duda alguna, Ayrton Senna es único e irrepetible.

05_Ayrton-Senna_McLaren-Honda-1992 06_Ayrton-Senna-vs-Nigel-Mansell_GP-Monaco-1992 07_Ayrton-Senna_GP-Europa-1993

 

 

 

 

 

Hoy, 1 de mayo de 2014, Ayrton Senna cumple el 20 aniversario de su leyenda, en un día en el que hubiera cumplido 54 años de vida. La fatalidad de los acontecimientos nos arrebató el campeón en aquel terrible accidente del circuito de Imola, con 161 Grandes Premios disputados, 41 victorias, 80 podios, 65 “pole positions” y tres títulos de Campeón del Mundo de Fórmula 1 (1988, 1990 y 1991), pero nos dejo el recuerdo imborrable de ser uno de los mejores pilotos de la historia (para muchos el mejor).

Allí donde estés, Ayrton, nunca te olvidaremos y seguiremos felizmente atrapados ante aquella “magia” con la que supiste vencer en tantas carreras, despertar nuestras emociones y ganarte nuestros corazones.

Desde estas líneas, mi recuerdo y homenaje también para Roland Ratzenberger, que sufría otro brutal accidente contra los muros del circuito de Imola y fallecía tan solo un día antes que Senna.

08_Ayrton-Senna_McLaren-MP4-8_1993 09_Ayrton-Senna_GP-Australia-1993 10_Ayrton-Senna_GP-San-Marino-1994

 

 

 

 

 

NOTA: si te apetece conocer más detalles sobre la vida y las hazañas de Ayrton Senna, no dejes de leer los nueve relatos que el Abuelete del M3 dedicó al “mágico” piloto brasileño en la “Pequeña gran historia de la Fórmula 1”.

1 / Adiós, Ayrton

2 / Ayrton Senna en la década mágica

11_Ayrton-Senna_Williams-FW16_19943 / Un astro llamado “Magic” Senna

4 / Senna y la suerte cambiante de las batallas

5 / Senna vs Prost, el duelo permanente

6 / Ayrton Senna, tercer título y nuevos rivales

7 / Senna 1992, el año de la decepción

8 / Ayrton Senna en el laberinto de 1993

9 / Ayrton Senna. Preludio en dos actos y un final

  • 4 comentarios

    • CarlosY dijo:

      Hola. Yo no tuve la suerte de estar en un monoplaza ese día, pero sí que estaba viendo la carrera, y me quedé helado cuando confirmaron la muerte del que era uno de mis ídolos. El mejor. Y es que no hacen falta records para ser el más grande.
      Hoy el vuelto a ver el fantástico documental al que haces referencia, toda una joya, con imágenes impagables de los briefings de pilotos. Un saludo.

      • Víctor M. Fernández dijo:

        Hola CarlosY.
        Tengo la sensación de que, todos los amantes del automovilismo y la Fórmula 1, recordamos dónde estábamos el día que Senna sufrió su fatídico accidente en Imola.
        Que yo me encontrara también en una carrera de monoplazas no hace más que reflejar con más fuerza aún el sentimiento de desolación que corrió por mi cuerpo cuando me comunicaron la noticia.
        De hecho, el accidente ya había tenido lugar cuando yo estaba todavía en la parrilla de salida y no me quisieron decir nada hasta después de la carrera, para que no influyera en mi estado anímico.
        Todos los pilotos asumen que el automovilismo es un deporte que conlleva riesgos, pero asumir que se había matado un mito como Ayrton Senna fue realmente duro de encajar.
        Quizá, lo peor de todo, es cuando nos enteramos de que aquel “extraño” accidente se había producido por la rotura de la barra de la dirección, una fatalidad completamente evitable, un desafortunado error técnico que le costó la vida al “mágico” Senna. Y aquello ya no tenía vuelta atrás.

        • Víctor M. Fernández dijo:

          Otra apreciación más a lo que comentas CarlosY.
          Yo sí creo que Ayrton Senna fue un piloto de récords. De hecho, estoy convencido de que en 1994 se hubiera proclamado Campeón del Mundo por cuarta vez. Era el mejor piloto, tenía el mejor coche y el título hubiera sido suyo de largo. Su compañero del equipo Williams, Damon Hill, finalizó subcampeón, a un solo punto del ganador, Michael Schumacher (Benetton) y tengo muy claro que Senna estaba en otra dimensión respecto a ellos en aquel momento (por rapidez y experiencia).
          Tenía ya entonces el récord de “pole positions” y estaba muy cerca del récord de victorias y creo que hubiera podido mantenerse en el Mundial de F1 al menos otros cuatro o cinco años más.
          El infortunio fue el que nos privó de conocer los verdaderos récord que Ayrton Senna hubiera dejado para la historia.

    • CarlosY dijo:

      De acuerdo en todo, Víctor. Es cierto que su prematura muerte aumentó el mito, pero nadie discute su inigualable talento al volante. McLaren ha recordado en un video conmemorativo su brutal pole del 88 en Mónaco con esa diferencia de casi un segundo y medio sobre el segundo clasificado, a la sazón su compañero de escudería. Pone los pelos de punta ver a los pilotos de esa época por la cámara ‘on board’ pilotando por ese trazado cambiando constantemente de marcha, y por tanto, con una sola mano al volante. Ahí las manos contaban y supongo que dan un valor tremendo a esa diferencia. Tú conocerás mejor que yo esas sensaciones. Saludos.