Síguenos

Inicio » Marcas y modelos » Lamborghini

Lamborghini Veneno / Veneno Roadster

Escrito por: Víctor M. Fernández - 23 octubre 2013

En el año de su 50 Aniversario, Lamborghini ha sorprendido a todos los amantes del automóvil con una nueva realización que requiere “antídoto” para no sucumbir ante su narcótica brutalidad.

El Lamborghini Veneno hacía su aparición durante el Salón de Ginebra (marzo de 2013) y, siete meses después (octubre de 2013), se ha presentado la versión “Roadster” sin techo, mostrando las formas propias de un “sport prototipo” preparado para “volar” sobre cualquier circuito, además de contar con una mecánica apta para “envenenar” con su potencia al conductor más exigente del planeta.

Aunque esta desarrollado sobre la base del Lamborghini Aventador / Aventador Roadster, el Lamborghini Veneno / Veneno Roadster recibe múltiples cambios que permiten considerarlo como un modelo completamente nuevo. De entrada, el estudio aerodinámico realizado sobre su carrocería está en otra dimensión en cuanto a “downforce” (carga aerodinámica), introduciendo soluciones distintas y radicales en el diseño de su parte frontal, tomas de refrigeración, alerón trasero (con tres ajustes de inclinación) y difusor de aire posterior.

También son exclusivas sus llantas de aleación forjadas de 20” delante y 21” detrás, que tienen fijación monotuerca y un anillo realizado en fibra de carbono que cumple una función aerodinámica.

Comparte con el Aventador el mismo chasis monocasco de fibra de carbono, el esquema de suspensiones independientes tipo “push rod” en ambos ejes, el equipo de frenos carbono cerámicos, el sistema de transmisión a las cuatro ruedas y la caja de cambios “ISR” de siete velocidades con embrague pilotado, aunque con ajustes específicos adaptados a los requerimientos del Lamborghini Veneno.

Además, el motor V12 de 6,5 litros de cilindrada ha sido convenientemente retocado para incrementar su potencia hasta los 750 CV (700 CV a 8.250 rpm en el Lamborghini Aventador LP 700-4), capaces de acelerarlo de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos (2,9 segundos el Veneno Roadster) y de impulsarle hasta 355 km/h de velocidad máxima.

Aunque los Lamborghini Veneno / Veneno Roadster parecen sacados directamente de la competición, están plenamente homologados para su utilización por la calle y serán producidos en una edición tan limitada que prácticamente los hará únicos, todo ello a un precio tan brutal como lo es su propio aspecto y mecánica.

Únicamente cuatro unidades del Lamborghini Veneno saldrán de las instalaciones de Sant’Agata Bolognese, una de ellas propiedad de la marca (en color gris metalizado) y otras tres que ya han sido vendidas a un precio de tres millones de euros sin impuestos (en España costaría 4.072.500 euros con impuestos). Dichos Lamborghini Veneno han sido personalizados como piezas únicas, pintando la carrocería de cada uno de ellos en los colores de la bandera italiana (uno rojo, uno blanco y otro verde).

La producción del Lamborghini Veneno Roadster va a ser más “holgada” y estará disponible tan solo para nueve multimillonarios capaces de pagar los 3,3 millones de euros que vale sin impuestos (su precio final en España sería de 4.479.750 euros), saliendo de la cadena de montaje a lo largo de 2014.

La versión “Roadster” carece por completo de techo y su carrocería recibe un color “Rosso Veneno” desarrollado exclusivamente para este modelo, aunque los clientes podrán seleccionar cualquier otro color que les guste.

Como es tradición en Lamborghini, el nombre de “Veneno” proviene de un toro de lidia, uno de los más rápidos y agresivos de la historia del toreo, que hirió de muerte a José Sánchez Rodríguez en 1914, durante una corrida celebrada en la plaza de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).



Nota: Los precios reflejados en esta información corresponden a la fecha de publicación.

  • 2 comentarios

    • Javier Martín dijo:

      A mi que me perdonen, pero es feo hasta decir basta, sin contar con su desorbitado precio. Además, apenas trae novedades técnicas más allá de un nuevo trabajo aerodinámico, el empleo de materiales exóticos y la potenciación del motor.

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Hola Javier, eso lo dices porque no te has subido a uno…jajaja. Es cierto que los Lambo, no te dejan indiferente, o te enamoran o les odias. Tuve la buena suerte de probar un Miura en 1977 y aquello era una “bestia parda” y tuve la “mejor suerte” de que se le rompiera el embrague durante la misma, razón por la que no lo compré, porque aquellos coches, en aquella época era, como los barcos, comprar una gran ilusión y un gran problema, otra cosa es que ahora valgan millones de €.
        Después, lo he tenido cerca en competición (Diablo) y el momento de la arrancada esa de paroxismo total, pena que no estuviera bien encuadrado en una categoría de GT que le hicieran realmente competitivo, cosas de bridas y así…

      Déjenos su comentario

      Su Email nunca sera revelado. Datos requeridos *