Síguenos

Una carrera loca con podio inesperado. GP Italia 2020

Un relato de El Abuelete del M3 - 7 septiembre 2020

Pierre Gasly (24 años), Carlos Sainz Jr (26 años) y Lance Stroll (21 años) han compartido la euforia de su personal triunfo sobre el circuito de Monza, un trío de jóvenes leones configurando un podio inédito, preparando el futuro y definitivo salto a la gloria junto a otros jóvenes valores como Max Verstappen (Red Bull) o Lando Norris (McLaren).

Cosas de la Fórmula 1, este velocísimo “Autodromo di Monza” es, junto a Silverstone y Spa-Francorchamps, uno de los templos sagrados de la competición, donde los organizadores de “Liberty Media” se apoyaron para intentar salvarla de la amenaza de desaparición en esta extrañísima temporada 2020.

Allí nos hemos enterado de que, el equipo de Fernando Alonso para la temporada 2021, ya no se llamará Renault F1 Team, sino que será el nuevo equipo Alpine F1 Team, con la misma estructura técnica pero distinto nombre y colores en sus monoplazas.

Sólidos cimientos en los que apoyarse los de estas catedrales del ruido y la furia, donde hoy las gradas estaban vacías de las voces y el color de sus feligreses. Momentos de color y ruido es lo que pusieron en el cielo los reactores de los “Frecce Tricolore”, instantes antes de la carrera.

Se hacía notar espeso el silencio y faltaba el color “rosso corsa” de los “tifosi” ausentes, quizá una coincidencia en este año en que las huestes de Maranello deambulan como fantasmas por los lugares donde cosecharon tantos laureles. Casi mejor no estar y ahorrarse la vergüenza del momento.

Tras el plácido paseo de Lewis Hamilton por el bosque de Spa, los libres hacían pensar en una nueva demostración de dominio de las “Flechas Negras” de Brackley, porque ni siquiera los Red Bull de Verstappen y Albon andaban rápido y a los Ferrari, este año, en su propia casa, ni estaban finos ni se les esperaba en los puestos de cabeza.

Sin embargo se hacía visible el color papaya de los McLaren, especialmente el de Carlos Sainz Jr, dispuesto a superar la racha de abandonos que, cual maleficio, parecía acompañarle hasta ahora.

Y llegó la “Qualy”, confirmando una vez más la superioridad de los Mercedes, a pesar de haberles prohibido el empleo del “modo de calificación” en los motores, que no tuvo ningún efecto en el resultado.

Así, Lewis Hamilton marcaba una velocidad media de 264,3 km/h en una nueva “pole” de récord (1 m 18,887 s) y Valtteri Bottas completaba la primera línea de salida, a tan solo 0,069 segundos de su compañero.

Tras ellos, en P3, a 0,808 segundos del “pole man”, un Carlos Sainz Jr (McLaren) desmelenado y “a punto de liar una muy gorda” (según sus propias palabras) en una frenética última vuelta de calificación, con el Racing Point de Sergio Pérez colocándose en P4.

 

 

 

 

 

Decepción para Max Verstappen (Red Bull) en P5, mientras Lando Norris (McLaren), Daniel Ricciardo (Renault), Lance Stroll (Racing Point), Alexander Albon (Red Bull) y Pierre Gasly (AlphaTauri) completaban las diez primeras posiciones de parrilla.

La debacle de la Scuderia Ferrari quedaba reflejada en la P13 de Charles Leclerc y en la P15 de Sebastian Vettel, todo un campeón del mundo incapaz de pasar de la “Q1” (al meterse en un lío de tráfico durante su vuelta clasificatoria).

Se daba así una salida frenética, en la que Lewis Hamilton (Mercedes) mantenía su primera posición sin oposición, mientras su compañero Bottas (Mercedes) protagonizaba un arranque calamitoso en el que Carlos Sainz Jr (McLaren) le robaba la P2 antes de llegar a la primera frenada.

Más fulgurante todavía era la salida de Lando Norris (McLaren), que en la arrancada superaba a Max Verstappen (Red Bull) y a Sergio Pérez (Racing Point), realizando también un magistral exterior a Valtteri Bottas (Mercedes) en la segunda “variante Della Roggia” (para situarse en P3).

Seis vueltas bastaron para que, en la primera “variante del Rettifilo”, el Ferrari de Sebastian Vettel se quedara sin frenos y le obligara a tomar la escapatoria, provocando una espectacular imagen de protecciones blandas saltando por los aires y al piloto germano llevando su “cavallino” mansamente al retiro.

El resto de las vueltas transcurrían con Lewis Hamilton (Mercedes) como un líder inalcanzable, Carlos Sainz Jr (McLaren) manteniendo sólidamente la segunda plaza y Lando Norris (McLaren) convertido en escudero ocasional de su compañero, al frente de un trenecillo en el que Valtteri Bottas (en P6) acusaba problemas de sobrecalentamiento en su motor, Max Verstappen (en P7) era incapaz de mejorar el ritmo y Charles Leclerc (en P13) pilotaba una “carraca” de color rojo en el mismo trazado donde el año anterior obtenía una deslumbrante victoria (GP de Italia 2019), llenando de “rosso” esperanza multitud de corazones (dejando también constancia de que la “sutileza” técnica por la que fueron amonestados al finalizar la temporada 2019 les aportaba una enorme ventaja).

 

 

 

 

 

El piloto monegasco era uno de los primeros en realizar su parada para cambiar neumáticos (vuelta 17), mientras Pierre Gasly (AlphaTauri) lo hacía en la vuelta 19, montando ambos el compuesto duro para poder llegar hasta la meta (todos los “pit stops”).

De pronto, en esa misma vuelta 19, el motor Ferrari del Haas pilotado por Kevin Magnussen le dejaba parado a las puertas de la entrada a “pit lane” y salía a pista el “Safety Car”.

Como es habitual en estos casos, Lewis Hamilton (Mercedes) y Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo) aprovechaban la ralentización del “Coche de Seguridad” para realizar su parada de cambio de neumáticos (vuelta 20), sin haberse enterado de que el “pit lane” había sido cerrado por dirección de carrera (para poder meter empujando el coche de Magnussen), mientras una enorme pantalla luminosa situada en la entrada de bóxes jugaba al despiste y marcaba en color verde “Box, Box”.

Semejante “ratonera” les supondría posteriormente una penalización con “Stop & Go” de 10 segundos que daría al traste con sus ambiciones en carrera.

Tras retirar el coche de Magnussen (Haas) y con el “pit lane” ya habilitado, todo el resto de los pilotos realizaban su parada en la vuelta 22, excepto Pierre Gasly (que ya había parado anteriormente) y Lance Stroll (que retrasaba aún más su única parada).

De esta manera, cuando el “Safety Car” se retiraba en la vuelta 24, los pilotos que comandaban las primeras posiciones eran Hamilton (Mercedes), Stroll (Racing Point), Gasly (AlphaTauri), Giovinazzi (Alfa Romeo), Räikkönen (Alfa Romeo) y Charles Leclerc (Ferrari), que protagonizaba un espectacular accidente a la salida de la última curva “Parabolica”, firmando el desastre absoluto para la Scuderia Ferrari en Monza.

Con el Ferrari de Leclerc empotrado contra las protecciones, el Director de carrera agitaba la bandera roja y se detenía la prueba en la vuelta 26, cambiando por completo el panorama de estrategias y luchas con 27 vueltas por completar, sobre todo, teniendo en cuenta que estaba permitido el cambio de neumáticos mientras los coches estaban parados.

 

 

 

 

 

Semejante circunstancia favorecía mucho a Pierre Gasly, que volvía a cambiar ruedas y montaba neumáticos nuevos de compuesto “medio” (en lugar de los neumáticos “duros” que llevaba desde la vuelta 19), pero todavía más a Lance Stroll (Racing Point), que se había ahorrado la parada en “pit lane” y volvería a la carrera con neumáticos de compuesto “medio”, los dos pilotos con “calzado” nuevo y colocados en las primeras posiciones.

En el lado opuesto se encontraban Lewis Hamilton y Antonio Giovinazzi (ambos con una penalización pendiente), pero sobre todo afectaba a Carlos Sainz Jr (McLaren) y a Lando Norris (McLaren, que se habían llegado a colocar en las dos primeras posiciones virtuales de la prueba tras conocerse la sanción de Hamilton y Giovinazzi.

Incentivando aún más el espectáculo que estábamos viviendo en Monza, la carrera se ponía de nuevo en marcha en la vuelta 28, con una nueva arrancada desde parado en esta segunda parrilla confeccionada por Hamilton (Mercedes), Stroll (Racing Point), Gasly (AlphaTauri), Räikkönen (Alfa Romeo), Giovinazzi (Alfa Romeo), Sainz Jr (McLaren), Norris (McLaren), Bottas (Mercedes), Latifi (Williams), Ricciardo (Renault), Verstappen (Red Bull) en P11 y el resto de los participantes que continuaban en carrera.

Nadie le arrebataba la primera posición a Hamilton (Mercedes) en el momento de la resalida, pero Pierre Gasly (AlphaTauri) conseguía situarse en la segunda plaza, favorecido por una mala arrancada de Stroll (Racing Point), que era también adelantado por ambos monoplazas de Alfa Romeo y talonado por un Carlos Sainz Jr (McLaren) que salía “mordiendo”.

Cuando Hamilton entraba en “pit lane” para cumplir el “Stop & Go”, volvía a pista en la última posición y dejaba a Gasly liderando la carrera, mientras Max Verstappen (Red Bull) abandonaba la prueba en la vuelta 30 con un problema mecánico.

Carlos Sainz Jr (McLaren) se convertía en el centro de atención, doblegando con rabia a cada uno de sus adversarios (Stroll y Räikkönen), para ir a la caza de Pierre Gasly (AlphaTauri) y anular la distancia de 3,9 segundos que había abierto el piloto francés.

Con los consejos de su ingeniero de pista, intentando calmar los impulsos del piloto español, la contestación de Sainz Jr dejaba clara su única intención: “Quiero esa victoria Tom”.

 

 

 

 

 

Unos últimos ajustes en la gestión de la batería permitían a Sainz Jr pegarse a Gasly en la última vuelta, pero el AlphaTauri contaba con la ventaja justa para defenderse del McLaren con el “DRS” abierto y pasaba como vencedor bajo la bandera de cuadros.

Pierre Gasly (AlphaTauri) conseguía así su primera victoria en Fórmula 1, con Carlos Sainz Jr (McLaren) en la segunda posición y Lance Stroll (Racing Point) completando un podio totalmente inesperado en este templo de la velocidad llamado Monza.

Tremenda remontada también de Lewis Hamilton (Mercedes), que conseguía ascender hasta la séptima posición final y se quedaba al borde de alcanzar a su compañero Bottas (Mercedes), que sumaba un nuevo desencanto en su casilla particular y mostraba una decepcionante falta de competitividad a lo largo de las vueltas.

Así vivíamos esta alocada carrera con final imprevisto, en donde la velocidad se ha tenido que aliar con la suerte para otorgarle a Pierre Gasly su primera victoria y obtener el primer triunfo de AlphaTauri como escudería, 12 años después de que un prometedor Sebastian Vettel obtuviera también su primera victoria y el primer triunfo del equipo (llamado entonces Toro Rosso) en el GP de Italia de 2008.

Con los acordes de “La Marsellesa” sonando en el podio, Pierre Gasly mostraba la emoción de su triunfo y era nombrado “Piloto del día” por los aficionados, mientras Carlos Sainz Jr (McLaren) escondía detrás de la mascarilla el sabor agridulce de un luchador que ha estado muy cerca de paladear la victoria.

Entre el baño de champán y las emociones de estos jóvenes integrantes del podio, los garajes de Monza despedían también a la familia Williams, que acaban de vender el equipo a una nueva sociedad que promete relanzar el nombre de Williams en estos tiempos difíciles, para volver a recobrar aquellos triunfos pasados que lo han situado como uno de los equipos con mejor palmarés de la Fórmula 1.

CLASIFICACIÓN FINAL GP DE ITALIA 2020

1º Pierre Gasly (AlphaTauri-Honda), 53 vueltas en 1 h 47 m 06,0 s

2º Carlos Sainz Jr (McLaren-Renault), a 0,4 s

3º Lance Stroll (Racing Point-Mercedes), a 3,3 s

4º Lando Norris (McLaren-Renault), a 6,0 s

5º Valtteri Bottas (Mercedes), a 7,1 s

6º Daniel Ricciardo (Renault), a 8,3 s

7º Lewis Hamilton (Mercedes), a 17,2 s

8º Esteban Ocon (Renault), a 18,6 s

9º Daniil Kvyat (AlphaTauri-Honda), a 22,2 s

10º Sergio Pérez (Racing Point-Mercedes), a 23,2 s

Pole Position: Lewis Hamilton (Mercedes), en 1 m 18,887 s

Vuelta rápida en carrera: Lewis Hamilton (Mercedes), vuelta 34 en 1 m 22,746 s (252,033 km/h de velocidad media)

  • 2 comentarios

    • Carlos dijo:

      Un placer vuestras crónicas como siempre, ojalá fueran así todas las carreras, pero por desgracia si no hay incidentes y carambolas poca sombra se le puede hacer al binomio Hamilton/Mercedes.
      Ha sido una gozada ver a jovenes en el podium sin ser los coches punteros.

      • Abuelete del ///M3 dijo:

        Hola Carlos, un placer escribirlas para gente como tú, entendidos y amantes de nuestro deporte. Efectivamente. ese binomio Hamilton/Mercedes que ahora domina la F1 le roba una parte considerable de su emoción, pero, si hacemos memoria, es algo que se repite una y otra vez a lo largo de los 70 años de historia de la competición. Quizás la diferencia en este momento es que , como ocurrió durante el «reinado» Schumacher/ Ferrari el dominio es igual de aplastante y dura ya demasiado tiempo. Vamos a ver qué ocurre cuando llegue en 2022 la tan esperada revolución, si de verdad surge una mayor competitividad o volvemos a repetir el aburrimiento. Un abrazo y nos seguimos viendo.