Síguenos

Zona límite » Pequeña gran historia de la F1

Gilles Villeneuve, el príncipe sin corona. Parte 2

Un relato de El Abuelete del M3 - 17 mayo 2020

La adaptación de Gilles Villeneuve a las características del Ferrari 312 T2B con el que volvía a comenzar la temporada de 1978 fue una constante de trabajo intenso y pobres resultados en las primeras carreras disputadas.

La prueba inicial, el GP de Argentina (Autódromo Oscar y Juan Gálvez), comenzaba con un modesto 8º lugar en la clasificación final (justo por detrás de su compañero Reutemann), aunque Villeneuve conseguía marcar su primera vuelta rápida en carrera en Fórmula 1.

Le seguirían cuatro abandonos, que incluyen tres accidentes en los Grandes Premios de Brasil (Jacarepaguá), EEUU del Oeste (Long Beach) y Mónaco (Montecarlo). La incómoda situación empezaba a reflejarse por los bóxes, donde sus propios mecánicos le llaman “el aviador”, en honor a sus constantes “vuelos”.

A partir del GP de Sudáfrica (Kyalami), tercer Gran Premio de la temporada 1978, la evolución del monoplaza iba a comportar una notable mejoría en la competitividad de Ferrari, con la llegada del nuevo monoplaza 312 T3.

Antes de tomar la decisión de cambiar a los motores turbo en 1981 (Ferrari fue el segundo fabricante en emplearlos después de Renault), en el equipo italiano se mostraban reacios a abandonar el poderoso propulsor atmosférico que tantas victorias había traído a Maranello.

Su motor 3.0 12 cilindros horizontales opuestos desarrollaba 510 CV a 12.200 rpm, aunque entre los ingenieros de Ferrari no pasa desapercibido el innovador motor Renault-Gordini V6 1.5 Turbo estrenado en 1977 por el monoplaza de Renault, que en esta nueva temporada empezaría a dar muestras de su enorme potencia y potencial, aunque todavía falto de fiabilidad.

Con una nueva “vuelta de tuerca” del ingeniero Mauro Forghieri, la saga de Ferrari 312 T continuaba su evolución, optimizando la aerodinámica en el túnel de viento de Pininfarina, incrementando la distancia entre ejes, introduciendo un nuevo diseño en la suspensión y trabajando intensamente para adaptarlo a los nuevos neumáticos radiales de Michelin, innovación por la que también Ferrari había apostado (introducidos por primera vez en F1).

Nacía así el nuevo Ferrari 312 T3, en el que lo único que se mantenía era el poderoso propulsor Ferrari 015 3.0 F12 de construcción plana (conocido también como V12 a 180º).

Gilles Villeneuve, que había participado activamente en la evolución, empezaría a codearse con los resultados de su “jefe de filas”, el frío y técnicamente perfecto “gaucho triste”, Carlos Reutemann, que obtendría la primera victoria del Ferrari 312 T3 en el GP de EEUU del Oeste 1978, cuarta prueba de la temporada y segunda carrera del nuevo monoplaza de la Scuderia.

Si el anterior Ferrari 312 T2B le había permitido a Carlos Reutemann lograr la victoria ya en el GP de Brasil 1978 (Jacarepaguá), el nuevo Ferrari 312 T3 llevaría al piloto argentino hasta lo más alto del podio en el citado GP de EEUU del Oeste (Long Beach) y también en los siguientes GP de Gran Bretaña (Brands Hatch) y GP de EEUU del Este (Watkins Glen).

Por su parte, el “aprendiz” Villeneuve, al volante del Ferrari 312 T3, obtenía en Fórmula 1 su primer podio en el GP de Austria 1978 (Österreichring), al finalizar en tercera posición por detrás de Patrick Depailler (Tyrrell) y el ganador, Ronnie Peterson (Lotus).

En las otras carreras, Gilles alternaría nuevos “vuelos” con resultados dispares y dos abandonos adicionales, en el GP de Gran Bretaña (Brands Hatch) y en el GP de EEUU del Este (Watkins Glen).

Pero lo mejor estaría por llegar en la última cita de la temporada 1978, ante su público, en el GP de Canadá, disputado en el circuito de la Isla de Notre-Dame (circuito que lleva ahora el nombre de Gilles Villeneuve).

El menudo canadiense partía desde la tercera posición de parrilla y “voló” sobre el trazado de Montreal, alentado por 73.000 aficionados que, con sus gritos desde las gradas, le llevaron hasta la victoria, su primer triunfo en Fórmula 1 y el punto de inicio de los éxitos venideros con la Scuderia Ferrari.



Nota: Los precios reflejados en esta información corresponden a la fecha de publicación.

Déjenos su comentario

Su Email nunca sera revelado. Datos requeridos *