Síguenos

El alto precio de los errores. GP de Canadá 2019

Un relato de El Abuelete del M3 - 12 junio 2019

Un Sebastian Vettel encorajinado, con una rabia en cierto modo infantil, deambula a paso ligero tras dejar abandonado su monoplaza fuera del lugar señalado para los vencedores de la prueba.

En su recorrido atraviesa espacios amigos y territorio “comanche” cuando ataja por el box de Mercedes, como una furia invisible, para los sorprendidos habitantes del mismo, que se disponen a celebrar una nueva victoria de Lewis Hamilton, tan “de rebote” como la del pasado GP de Bahréin.

Aquella la heredaron los de Brackley por un desfallecimiento del Ferrari de Charles Leclerc, que iba ganando de largo aquel Gran Premio, pero ésta ha sido, quizá, a causa del desfallecimiento emocional de un Sebastian Vettel (Ferrari) acosado por esa sombra plateada del bólido de Lewis Hamilton (Mercedes), durante una carrera intensa en la que, el piloto de Ferrari, buscaba la expiación de errores recientes de la “Scuderia” de Maranello.

Los “Libres” del viernes dieron comienzo con los Mercedes asustando y los de Maranello habían respondido de forma contundente, marcando territorio desde los primeros lances en la “Qualy” del sábado.

La réplica de las “Flechas plateadas” en “Q2” había encorajinado a ambos equipos y Sebastian Vettel (Ferrari) daba lo mejor de sí mismo en “Q3” para situarse en la “pole” (1 m 10,240 s), rebasando a un Lewis Hamilton (Mercedes) que hubo de conformarse con el segundo lugar de la parrilla.

 

 

 

 

 

Charles Leclerc (Ferrari) formaba en P3 la tapa del sándwich que encerraba, para intentar zampársela, la “salchicha” plateada del bólido germano.

En P4 aparecía el “amarillo Renault” de Daniel Ricciardo, en su mejor calificación de la temporada, justo por delante del Red Bull de Pierre Gasly (P5), que conseguía imponerse al Mercedes de un descentrado Valtteri Bottas (P7).

Nico Hülkenberg (P7) confirmaba que lo de Renault no era por casualidad y Lando Norris (McLaren) daba muestras de su buen tono habitual en P8, con Max Verstappen (Red Bull) retrasado hasta la P9 (principal perjudicado por la bandera roja provocada en “Q2” por el accidente de Kevin Magnussen contra el “muro de los campeones”) y Daniil Kvyat (Toro Rosso) cerrando las diez primeras posiciones de parrilla (aún siendo incapaz de pasar a la “Q3”).

Después de obtener el noveno mejor tiempo en clasificación, Carlos Sainz Jr (McLaren) era penalizado con tres posiciones de parrilla (por obstaculizar a otro piloto durante su vuelta rápida), aunque finalizaba posicionando su monoplaza en P11 al tener que salir Kevin Magnussen (Haas) desde “pit lane” (penalizado por sustituir el chasis tras su accidente en “Q2”).

 

 

 

 

 

Arrastrando por los circuitos su fama dominadora de otras épocas, resultaba lamentable ver a Robert Kubica (Williams) colocado en P19, en este circuito Gilles Villeneuve en el que sufrió ese terrible accidente en 2008, aquel al que sumó después el gravísimo tropiezo en su aventura por los rallies, frustrando quizás para siempre su condición de potencial campeón.

Con una estrategia simple, a una sola parada (todos los “pit stops”), ha sido esta una carrera tensa, en un circuito corto y rápido al que ponen emoción la alta velocidad de sus rectas y el brusco frenar de sus chicanes, obligando a los pilotos a hilar muy fino para no impactar contra sus muros de hormigón, forja de campeones.

Lo estaba haciendo muy bien Sebastian Vettel y el Ferrari SF90 parecía redimido, manteniendo controlada con su velocidad las insistentes acometidas del inconformista Lewis Hamilton (Mercedes), líder indiscutible del campeonato.

 

 

 

 

 

Y fruto de la presión, Vettel se iba largo en la primera de las chicanes durante la vuelta 48, para darse un paseo por la hierba y volver al asfalto con cierta precipitación, dando un “cerrojazo” a su perseguidor, Lewis Hamilton (Mercedes), que debía frenar y arrimarse al muro para no golpear a su adversario.

Considerando que había sido una maniobra peligrosa, los comisarios deportivos le imponían a Sebastian Vettel (Ferrari) una penalización de 5 segundos, sanción que le iba a costar finalmente la victoria, al cruzar la línea de meta a tan solo 1,3 segundos de Lewis Hamilton (Mercedes), vencedor por séptima vez en este trazado de Montreal (igualando así a Michael Schumacher).

Tan solo las telemetrías de ambos monoplazas podrán dar testimonio de las secretas intenciones de cada movimiento, cosas que han ocurrido mil veces y han tenido mil formas distintas de enjuiciamiento por los comisarios de la FIA, aunque las imágenes dejan testimonio de que hubo un claro taponamiento.

 

 

 

 

 

En este circo de la F1 no caben los inocentes, no los hay, por mucho que unos y otros protesten o intriguen cuando les conviene. El gesto infantil de Sebastian Vettel (Ferrari), cambiando el número 1 que señalaba en el morro del Mercedes esa segunda victoria “heredada”, no iba a cambiar las cosas, flanqueando así en el podio a Lewis Hamilton (Mercedes) junto a su compañero, Charles Leclerc (Ferrari), que dejaba constancia de la competitividad alcanzada por los monoplazas de Maranello.

Lewis Hamilton supo demostrar en el podio su respeto hacia el rival, al que la decisión de los árbitros había derrotado. “En la misma situación hubiera hecho lo mismo”, declaraba después el piloto británico.

El discreto rendimiento de los monoplazas de Red Bull (P5 Verstappen y P8 Gasly) quedaba contrarestado con el resultado de los dos coches de Renault (puntuando ambos por primera vez en lo que va de temporada), destacando también la P9 de Lance Stroll (Racing Point) y la P10 de Daniil Kvyat (Toro Rosso), consiguiendo ambos adelantar al McLaren de Carlos Sainz Jr (P11) en las últimas vueltas de la carrera (acusando su parada tempranera para cambio de neumáticos).

Con el ritmo mostrado por los monoplazas de Ferrari sobre el rápido circuito de Montreal se abre una esperanza en Maranello, pues inyecciones como éstas son las que pueden despertar definitivamente al “Cavallino rampante” y volver a colocarlo en la senda de la victoria.

CLASIFICACIÓN FINAL GP DE CANADÁ 2019

1º Lewis Hamilton (Mercedes), 70 vueltas en 1 h 29 m 07,0 s

2º Sebastian Vettel (Ferrari), a 3,6 s

3º Chales Leclerc (Ferrari), a 4,7 s

4º Valtteri Bottas (Mercedes), a 51,0 s

5º Max Verstappen (Red Bull-Honda), a 57,6 s

6º Daniel Ricciardo (Renault), a 1 vuelta

7º Nico Hülkenberg (Renault), a 1 vuelta

8º Pierre Gasly (Red Bull-Honda), a 1 vuelta

9º Lance Stroll (Racing Point-Mercedes), a 1 vuelta

10º Daniil Kvyat (Toro-Rosso Honda), a 1 vuelta

Pole Position: Sebastian Vettel (Ferrari), en 1 m 10,240 s

Vuelta rápida en carrera: Valtteri Bottas (Mercedes), vuelta 69 en 1 m 13,078 s

NOTA: Sebastian Vettel (Ferrari) cruzaba primero bajo la bandera de cuadros, pero había recibido una penalización de 5 segundos por volver a la pista en una maniobra insegura que obstaculizaba el paso de Lewis Hamilton (Mercedes).

Déjenos su comentario

Su Email nunca sera revelado. Datos requeridos *