Síguenos

El DTM se suma a los motores turbo en 2019

Escrito por: Víctor M. Fernández - 4 diciembre 2018

El turbocompresor es un dispositivo mecánico que se utiliza en el automóvil desde principios del Siglo XX y que revolucionó el mundo del la Fórmula 1 en la década de 1980, con propulsores que llegaron a desarrollar potencias de hasta 1.500 CV en las sesiones de clasificación, con una cilindrada de tan solo 1,5 litros (lo que supone una potencia específica de 1.000 CV/litro).

Después de dos décadas de propulsores atmosféricos V10 y V8, los motores “turbo” volvieron al reglamento de la Fórmula 1 en 2014 y se han impuesto ya entre la mayor parte de los fabricantes en sus motores comerciales de gasolina y diésel.

Y el último en sucumbir a los “encantos” de la sobrealimentación ha sido el Campeonato Alemán de Turismos “DTM”, que en 2019 estrenará nuevos motores con turbocompresor.

Los propulsores V8 4.0 atmosféricos utilizados desde 2000 (con una potencia superior a 500 CV a 7.500 rpm) dejarán paso a partir de 2019 a unos nuevos motores de cuatro cilindros en línea que tienen 2,0 litros de cilindrada y turbocompresor, capaces de desarrollar una potencia de 600 CV.

El reglamento técnico del DTM 2019 también incluirá una nueva configuración aerodinámica, con modificaciones en el alerón trasero, el carenado de los bajos y los difusores de aire posteriores, además de exigir un nuevo diseño en las tomas de refrigeración de estos nuevos modelos equipados con motores turbo.

 

 

 

 

 

Audi ha realizado ya sus primeras pruebas con el Audi RS 5 DTM 2019 equipado con el nuevo propulsor turbo designado como “RC8” y sus pilotos han quedado entusiasmados con todas las evoluciones introducidas.

El escenario elegido ha sido el rápido circuito portugués de Estoril, que cuenta con curvas de alta velocidad y zonas más lentas, excelente trazado para poner a prueba las virtudes del chasis y también sacar conclusiones sobre la potencia mecánica, gracias a sus dos largas rectas.

Nico Müller, René Rast y Mike Rockenfeller fueron los pilotos desplazados al trazado luso para realizar las tres jornadas en pista con el Audi RS 5 DTM 2019 y sus declaraciones tras la prueba no han podido ser más satisfactorias.

El primero en probar el renovado modelo fue Nico Müller que tras concluir los primeros trabajos de puesta a punto declaraba que “el nuevo coche del DTM transmite un gran poderío. El motor turbo tiene un empuje increíble y la potencia extra es realmente notable. Vamos a ver velocidades que el DTM no ha conocido nunca antes y esto va a exigir aún más de los pilotos. El coche parece muy rápido y el sonido también es fascinante”. El piloto suizo concluía diciendo que “no cambiaría el nuevo motor turbo por el antiguo V8 atmosférico”.

 

 

 

 

 

Para Mike Rockenfeller, “el sonido es estupendo y el coche mucho más rápido”, mientras que el también campeón del DTM, René Rast, declaraba que “como piloto siempre das la bienvenida a más potencia. Me encanta el motor turbo y estoy seguro de que a los aficionados también les va a gustar”.

Para Dieter Gass, Director de Audi Motorsport, el DTM comienza una nueva y excitante era con los motores turboalimentados y “estamos encantados de ver que las primeras impresiones de nuestros pilotos confirman exactamente lo que esperábamos conseguir con los nuevos coches del DTM”.

Como ocurre en la Fórmula 1, los Sport Prototipos, los GT’s o los WRC, los coches del DTM han sucumbido a la seducción arrolladora de los propulsores turboalimentados, iniciando una nueva era de potencia, emoción y espectáculo que dará comienzo en 2019.

Déjenos su comentario

Su Email nunca sera revelado. Datos requeridos *