Síguenos

Hamilton y su copiloto. GP de Singapur 2014

Un relato de El Abuelete del M3 - 23 septiembre 2014

01_Lewis-Hamilton_GP-Singapur-2014Llevo más de medio siglo siguiendo la Fórmula 1 y jamás pensé escuchar una frase como la que ha pronunciado Lewis Hamilton, tras su séptima victoria de la temporada, en este GP de Singapur 2014: “Estaba nervioso, no sabía que hacer”, él, uno de los pilotos más decididos y valientes de los últimos años en este circo de la Fórmula 1 actual que, a ratos nos parece apasionante y en otros nos lleva a la melancolía.

¿Qué estaba pasando para el desconcierto de Lewis? muy sencillo, la competición actual, a fuerza de hacerla más compleja, se ha desnaturalizado y del mismo modo que en el Campeonato WRC, el piloto pilota y el copiloto le guía, la conducción de los bólidos actuales en la F1 son cosa de dos, como mínimo, piloto e ingeniero de pista.

Sin pretender llevar la reflexión al absurdo, sería más realista que en la clasificación de un Gran Premio, aparecieran reflejados el nombre del piloto y el de quien le ha dicho, en cada momento, lo que debería hacer para ganar.

De otra forma, ¿qué Fórmula 1 es esta en la que priman la decisión de los gestores de velocidad, de consumo, de desgastes varios? ¿Es así como pretenden emocionarme?

Excepto en la ausencia de la lluvia, persistente en el film, la fascinación del Singapur nocturno nos transporta a un escenario tan fascinante como el que Ridley Scott nos muestra en “Blade Runner”. Esa magia de un GP donde millones de watios ocultan celosamente a los espectadores, para llevarnos a un universo donde los coches consumen sus vueltas entre laberintos de hormigón, esperando, siempre, la presencia del Safetycar.

Ya la primera jornada de este GP nos mostraba a un Fernando Alonso verdaderamente crispado , disparando, sin precisar el objetivo, contra lo que parece ser una maniobra sin sentido, contra él, si su origen parte del interior de la Scudería.

02_Salida-GP-Singapur-201403_Salida-GP-Singapur-2014 04_GP-Singapur-2014

 

 

 

 

 

Recuerda en buena medida aquellas jornadas de 2007, en McLaren, en las que, probablemente se diluyeron sus posibilidades reales de convertirse en el sucesor natural de Michael Schumacher en la historia de esta competición.

Aquello dejó huella y explica en cierto modo la cautela con que, ahora mismo, Fernando Alonso desmenuza cualquier opción de cambio.

En el caso de McLaren, por mucho motor Honda y los 30 millones anuales de euros, que dicen que Ron Dennis promete, si tiene memoria, creo sinceramente que Fernando no debería hacerlo.

Ya en la pista, la presencia casi dominante del Ferrari de Alonso en las tres tandas de libres de viernes y sábado, son un espejismo con el que nunca sabremos que pretenden los de Maranello.

Cuando llega la “Qualy”, en la hora en que cada uno debe mostrar su verdad, queda bien patente que los esfuerzos de los pilotos de Ferrari para estar arriba se topan con sus límites y estos son más bajos de lo que aparentan en las salvas de fogueo.

En la Q3, Hamilton le roba a su rival Nico Rosberg las milésimas que le sitúan en la pole, tras Nico se hacen presentes los Red Bull de Ricciardo y Vettel, cada día un poco más afinados y en 5º lugar el Ferrari F14T de Alonso por delante de Massa, Räikkönen y Bottas.

05_Sebastian-Vettel_GP-Singapur-201406_Safety-Car_GP-Singapur-2014 07_Fernando-Alonso_GP-Singapur-2014

 

 

 

 

 

Ya en la pre-parrilla del domingo, algo no va bien en el Mercedes de Rosberg , al bochorno asfixiante de la noche se une la angustia que se refleja en el rostro lleno de sudor del piloto alemán. La suerte a cambiado y a él, ahora, le toca bailar con la más fea.

Inmóvil en su casillero de partida, se alejan sus rivales y la esperanza de poder participar en la pelea , su veloz “flecha de plata” se quebrará definitivamente en las primeras rondas de la batalla.

En la salida, Fernando Alonso suelta toda su rabia y un arrebato casi suicida le sitúa tras la estela de Hamilton, bordeando la legalidad, devuelve una de las carteras que “ha robado” y los jueces demuestran con su indulgencia que algo ha cambiado en la valoración de los lances de carrera.

Comienzan las entradas y salidas en el pit y en ellas, aparte la superioridad incuestionable de Hamilton y su Mercedes, se advierte la igualdad que imponen los trazados urbanos y en el caso del Ferrari, quizás, la buena calibración conseguida para este de Singapur.

El crash de Hulkenberg y Pérez provoca una lluvia de partículas de fibra de carbono, brillantes bajo los focos y letales para los Pirelli si no sale el Safetycar. Es la vuelta 31 y Bernd Mäylander, un año más, aparece puntual a su cita en Marina Bay.

08_Felipe-Massa_GP-Singapur-201409_Jean-Eric-Vergne_GP-Singapur-2014 10_Sergio-Perez_GP-Singapur-2014

 

 

 

 

 

Durante las seis vueltas siguientes, se desatan dudas, temores y esperanzas. Cualquier decisión puede llevar al podio o al desastre y ahí, es donde, por un momento, Lewis Hamilton, en conversación con “su copiloto” demuestra una flaqueza que los héroes de antaño ni se planteaban, entre otra razones porque en aquellas contiendas no había “Safety”.

En la vuelta 38 , nuevo toque de clarín, comienza otra batalla y la flecha plateada de Hamilton, guiada por el cálculo desde el pit, se dispara veloz, buscando crear el precipicio de segundos que necesita para salir de la trampa en la que ha estado a punto de caer al programar tres cambios, mientras los Red Bull se la jugaban a dos entradas y aguantar hasta el final.

Si sus perseguidores, Vettel, Ricciardo, incluso Alonso, que había ido a tres paradas y tenía las gomas relativamente frescas, alimentaron alguna esperanza, pronto despertaron del sueño, pues Hamilton, entrando en la vuelta 53, regresa a pista a la zaga de Vettel y por delante del resto.

En la vuelta siguiente, poco ha durado la ilusión, Vettel es arrollado por la fuerza imparable del Mercedes y “su copiloto”, que llevarán a Lewis Hamilton a lo más alto del podio.

Por detrás a 13,534” Vettel y Ricciardo lo completan. Alonso, 4º lo ha intentado sin poder conseguirlo y tras ellos, muy distanciados, además de Massa, 5º, cabe destacar la pelea final entre Vergne, Perez, Räikkönen, Hulkenberg y Magnussen , todo en un pañuelo, todo por un escaso puñado de puntos.

CLASIFICACIÓN FINAL GP DE SINGAPUR 2014

11_Podio-GP-Singapur-20141º Lewis Hamilton (Mercedes), 60 vueltas en 2 h 00 m 04,8 s

2º Sebastian Vettel (Red Bull-Renault), a 13,5 s

3º Daniel Ricciardo (Red Bull-Renault), a 14,2 s

4º Fernando Alonso (Ferrari), a 15,3 s

5º Felipe Massa (Williams-Mercedes), a 42,1 s

12_Daniel-Ricciardo_GP-Singapur-20146º Jean-Eric Vergne (Toro Rosso-Renault), a 56,8 s

7º Sergio Pérez (Force India-Mercedes), a 59,0 s

8º Kimi Räikkönen (Ferrari), a 1 m 00,6 s

9º Nico Hulkenberg (Force India-Mercedes), a 1 m 01,6 s

10º Kevin Magnussen (McLaren-Mercedes), a 1 m 02,2 s

  • 4 comentarios

    • Gzk dijo:

      Hola Abuelete, hola a todos, que ganas tenia de poder retomar esta buena costumbre de compartir reflexiones a toro pasado sobre una carrera de F1.
      Vi la carrera a grandes trozos, con alguna pequeña laguna entre la que se incluye esa salida de safety que, según dicen, arruinó las posibilidades de podio que Fernando tenía.
      Como he venido pelin “guerrero” añadiré de mi cosecha que visto lo que pasó el viernes y lo acontecido el sábado (tb conocido como “la hora de la verdad”) las posibilidades de podio se las suele arruinar solito el propio Ferrari. Lo que pasa es que como tenemos muchas ganas de ver a Fernando “tocando pelo” ni nos paramos a pensar que tienen que darse 46 conjunciones planetarias al mismo tiempo para que suceda. Es posible? SI. Es probable? Yo diría que NO. El propio Pedro de la Rosa (el mejor colaborador junto con Tomas Carbonell que ha habido en los últimos 20 años en las retransmisiones deportivas en España) lo dijo muy claramente en el primer pit stop, entre las vueltas 11 y 14: “esto es una lotería, te arriesgas con la estrategia y solo queda ver cuando sale el safety, que te puede poner en podio o arruinarte la carrera”.
      Ya… excepto si te llamas Lewis y llevas un Mercedes. Verdad?
      Como siempre digo, la verdadera dimensión de un bólido la da el segundo piloto, sobre todo si se llama Kimi Raikkonen. Llegó 8º y gracias. Me parece que la carrera fueron 60 vueltas y Fernando le sacó a su compañero 45 segundos (una media de 0,7 décimas por vuelta). Que cada cual juzgue. Ojo, un Fernando que ademas en ningún momento de las ultimas 8-9 vueltas se le vio capaz de ni siquiera meterle el morro a Ricciardo. Muy combativo, brillante, lucido, extraordinario, pero a los mandos de un coche que da lo que da.
      No puedo permitirme una sección de aplausos y patadas como me gustaría porque no puede ver la carrera entera, a ver si puedo en la siguiente. No obstante…
      Mis Aplausos:
      1.- Bravo por Lewis. Huele a campeón, se haría justicia con un extraordinario piloto. El coche hace mucho, tambien las ordenes desde el muro (así será el asunto para que la FIA haya intentado poner freno a este dislate), pero las manos, el carácter y no fallar es cosa de cada uno.
      2.- Muy bien Vettel, le hacia falta. Tampoco le hace justicia el año que lleva, por mucho que algunos se estén tomando con él cierta clase de revancha.
      3.- Muy buen fin de semana de Fernando, enrabietado, quien sabe si ya hastiado de la pose cartón-piedra de Ferrari y sus aires de grandeza cuyo aroma decadente es ya indisimulable. Pero coincido con el Abuelete (como no!!) en que se encuentra en un callejon de dificil e incierta salida.
      Mis Patadas
      Penoso Kimi, menudo año que se está cascando mi primo el rubio. No es que vaya a hacer bueno a Massa de rojo, pero parecen primos hermanos. Sao Paulo y Espoo se estan hermanando…
      Rosberg, no por él en sí, ya que el muchacho poco pudo hacer sino porque le salió todo rematadamente mal y ha pasado casi sin darse cuenta de verse como campeon in pectore a contemplar en su misma cara como su teammate le come la tostada y lejos de arrugarse, se viene arriba y parece imparable. Achtung Nico!!
      Todos sabeis que Vergne no es de mis favoritos, pero el domingo le vi en varios lances confundiendo agresividad con temeridad, un poco como la peor version del Checo en McLaren. No me gustó, la verdad.
      Carrera con alicientes, aunque sin ser demasiado emocionante bajo mi humilde punto de vista.
      Que venga ya la siguiente !!

    • El Abuelete del M3 dijo:

      Hola a todos, también a mí me saben a gloria estos buenos ratos que pasamos en torno a nuestra afición/pasión por la F1.
      Tiene mucha razón el gran Pedro (coincido en que es el mejor, aunque ahora no le siga con asiduidad al ver las carreras en otro espacio, donde, la verdad, excepto en la ausencia de publicidad, meten tantas “garrufas” como el calvo y en ocasiones más). Decía que tiene mucha razón en tanto en cuanto, las pruebas sobre trazados urbanos tienen muy difícil librarse de la presencia del Safetycar y lo que tiene de lotería en cada ocasión. Difícil saber a quién le tocaría el gordo, aunque Hamilton, aún sin comprar papeleta es el que mas opciones tenía de premio (ya le había tocado antes de comenzar la prueba)y también el que más se lo está trabajando para merecerlo. Me causa cierta ternura ver a Nico Rosberg, buen tío, mostrando sus debilidades a lo que se suma una gran porción de mala suerte. De Alonso, misterio, misterio, ahora ya no me atrevo a ninguna predicción y menos con su amigo Botín (DEP) fuera del juego. Los aplausos y patadas, no te equivocas mucho, así que, a los que se las das, que se aguanten…Presumo , una vez despejada la duda de que será un Mercedes el campeón, Ricciardo ya no tiene ninguna posibilidad de alcanzarles, que tendremos más suspense en el paddock que en la pista. Estoy convencido de que nos vamos a divertir seguro…Saludos.

    • CarlosY dijo:

      Buenas tardes a todos.
      Si por mi fuera, suprimiría las comunicaciones de la escudería con su piloto salvo en lo referente a aspectos de seguridad. La carrera se trata de piloto, coche y trazado. Ya dejé mi opinión sobre cómo se modifican escapatorias para perdonar errores de conducción usando la coartada de la seguridad. Por otro lado, indicar que una variable importante en el diseño del monoplaza tiene muy en cuenta las posibilidades de modificación de los reglajes que ofrecen las comunicaciones actuales. El abuelete tiene razón al sugerir que muchas veces los pilotos van ‘teledirigidos’. La frase de Hamilton lo dice todo.
      Vergné tiene más que difícil su continuidad el año que viene, y ahí puede estar la explicación de su modo de pilotaje en este premio.
      Pienso que la revancha de Vettel se la está dando este año él mismo. Esta vez, sorprendentemente, acabó justo por delante de su compañero de equipo… en una arriesgada maniobra de Red Bull que hizo los últimos pit stops a sus dos pilotos en la misma vuelta para mantener las posiciones, e impidiendo quizá que Ricciardo pudiese superarlo.
      Lo de Ferrari y sus periodistas no es más que el reflejo de lo desnortados que están en la Scuderia.
      Un saludo a todos.

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Hola Carlos Y, estamos de acuerdo en lo que apuntas, menos “copilotaje” y más pilotaje, creo que sería más emocionante, incluso más “honesto”. Respecto a diseño o remodelación de escapatorias, echo en falta una mayor penalización de los errores que se cometen ahora. Cuando existían las tierras puzolanas, el piloto sabía que las pocas veces que se reintegraban al trazado lo hacían muy penalizados en el tiempo, aparte el peligro (y con demasiada grava en la pista para el resto)Si observamos lo que ocurre ahora, no solo no se quedan embarrancados sino que, a veces (como Alonso en Singapur)no pierden tiempo ni posición. Eso deberían solucionarlo porque es fácil, poner slaloms que ralenticen lo justo. Por lo demás, es verdad que Vergné debe estar pensando que, “para lo que me queda en el convento…” y de Vettel, puede ser que haya terminado su período de “adaptación”, lo que no deja de ser chusco…
        De Maranello, mejor no adelantar acontecimientos, veremos donde acaba este “reality”..Saludos.