Síguenos

Montezemolo y Ferrari en la encrucijada

Un relato de El Abuelete del M3 - 21 mayo 2014

01_Luca-di-Montezemolo-2014Ferrari navega hace tiempo en aguas turbulentas y la incorporación de Jimmy Allison, la salida de Stefano Domenicali y la llegada de Marco Mattiacci, no van a calmarlas a corto plazo.

Después de la salida airada de Luca Cordero de Montezemolo en Bahrein, incapaz de soportar la tortura de ver a su equipo arrastrarse por el asfalto para intentar seguir el ritmo de sus rivales, era predecible que algo importante iba a ocurrir en Maranello.

La renuncia, destitución o lo que fuera la salida del equipo del bueno de Domenicali, ha sido, sin duda, el primer movimiento realmente significativo para darle la vuelta al calcetín y cambiarlo todo.

Sin embargo, mucho habrán de cambiar estructuras y comportamientos, para evitar que se produzca únicamente el efecto “lampedusiano” de cambiarlo todo para que todo continúe igual.

Y, en eso, el propio Luca debería mirar para dentro y aprender que hay que darle libertad al viento, para que las hojas de los árboles que le rodean en la campiña de la Romagna puedan moverse, sin necesidad de que sea él, su dueño, quien lo autorice.

Han pasado 40 años desde que el viejo Enzo Ferrari recibiera la recomendación del entonces Presidente de Fiat, Giovanni Agnelli, de situar a un jovencísimo Luca Cordero como refuerzo y punto de apoyo al frente del equipo de competición.

Habían transcurrido más de 10 temporadas de dominio de los “garajistas” británicos desde que, en 1964, John Surtees había traído a Ferrari los últimos laureles (era aún el tiempo en que los vencedores se coronaban de laurel) como Campeón del Mundo de Pilotos de Fórmula 1.

Enzo Ferrari, el viejo “commendatore”, era ya un mito, una leyenda viviente, pero había pasado su tiempo y necesitaba de alguien que se atreviera a contarle las verdades al rey desnudo. Y fue el joven Niki Lauda quien lo hizo, recién llegado a la Scuderia Ferrari en 1974, al mismo tiempo que Luca Cordero di Montezemolo y el ingeniero Mauro Forghieri.

02_Luca-di-Montezemolo_Niki-Lauda_GP-Monaco-1975Decir que aquel Ferrari 312T era una “mierda” podía parecer un sacrilegio, en boca de un austríaco recién llegado. Sin embargo, era una realidad que, una vez aceptada y corregida, llevó de nuevo al “cavallino” a la senda del triunfo durante varios años.

Vinieron después otras travesías del desierto que duraron muchos años, hasta llegar al apoteosis de los cinco títulos consecutivos alcanzados por Michael Schumacher entre 2000 y 2004.

Todo aquello lo vivió Montezemolo desde la cumbre, a la vez que atendía otras ocupaciones, incluida la tentación de la política. Quizá fuera el vértigo que produce la altura y la dedicación a la evolución de la marca Ferrari, convertida en mito universal, lo que le llevó a bajar la guardia en la Scuderia.

Sea cual fuera la causa, lo cierto es que la desaparición del triplete formado por Ross Brawn, Jean Todt y Michael Schumacher, tras un decenio fantástico con cinco temporadas arrasadoras, situaron al equipo en una dinámica derrotista. Tan cierta como que los bólidos que Ferrari ha puesto sobre la pista, desde que Kimi Räikkönen ganase el campeonato de 2007 (de rebote), han sido apuestas perdedoras.

“No me esperaba un equipo tan poco competitivo al comienzo de la temporada”, confiesa el hombre que gobierna Ferrari prácticamente desde la desaparición de “il commendatore” en 1988. Su rueda de prensa durante el GP de España de 2014 me ha parecido un punto de inflexión en la actitud de Luca di Montezemolo.

Dentro de la apariencia de altivez en la cual se desenvuelve el personaje en muchas ocasiones, observamos el afán de justificar el por qué de algunas de sus últimas decisiones. Explica que, ni él mismo era un experto en la Fórmula 1 cuando llegó al lado del viejo Enzo y, en ese paralelismo, incluye a Jean Todt en 1992 y ahora a Marco Mattiacci.

03_Fernando-Alonso_Ferrari-F14T-2014Montezemolo anuncia su propósito de revertir la situación de la Scuderia basando su acción de futuro en tres supuestos (localización de problemas, solución de los mismos y mejora de la organización), mientras pone énfasis al afirmar “sabemos lo que tenemos que hacer”.

Es muy probable que, en esta ocasión, el empeño sea cierto, pero esa frase está ya desgastada por el uso que en Maranello han hecho de ella. Son ya demasiados años repitiéndola, junto a la promesa de entregarle a Fernando Alonso el coche ganador que ellos mismos, aseguran, se merece el piloto español.

El presidente de Ferrari, que en cualquier declaración coloca el interés del equipo muy por encima de los pilotos, matiza en esta ocasión su discurso, ante la posibilidad, más o menos cierta, de que Fernando Alonso, decepcionado, pudiera tomar otro rumbo.

Es cierto que siempre habrá multitud de pilotos soñando con sentarse a los mandos de un Ferrari, pero muy pocos de ellos serán capaces de llegar “tan lejos con tan poco” como ha recibido Alonso de la factoría de Maranello.

“Estoy seguro de que cuando Ferrari esté contento por tener un coche competitivo, Alonso estará contento, porque él da el 100%, incluso más del 100% al equipo”. Toda una declaración de intenciones de un Montezemolo con propósito de enmienda, que precisa una acción catalizadora de todos los órganos de la institución para que, en el plazo más breve posible, se pueda visualizar que, esta vez sí, Ferrari está dispuesta a salir de la encrucijada.

  • 4 comentarios

    • Gzk dijo:

      Hola Abuelete,
      En el deporte de competicion es imposible que alguien gane siempre, esto es una obviedad. Lo que si es posible es tener la victoria como leit motiv, eso que llamamos muchas veces ADN ganador. Muchos ejemplos me vienen a la mente en los deportes de equipo, donde a pesar de las epocas o de los integrantes o incluso de los dirigentes se palpa perfectamente esa actitud, sobrevolando todas y cada una de las decisiones, de las trayectorias, de las exigencias.
      La victoria del Maccabi del otro dia es un magnifico ejemplo, son equipos que compiten para ganar siempre, esten mejor o esten peor.
      Ferrari indudablemente lo es, de ahi que esten frustrados todos, directivos, sponsors, staff y pilotos, porque viven de la victoria, se nutren de ella.
      Algunos errores de bulto (que comentaré mas adelante) los han llevado en parte a esta situacion, aunque como ya mantuve en alguna otra intervencion anterior, lo que verdaderamente los ha llevado a este punto tiene nombre y apellidos: RedBull Racing.
      En manos de Alonso (mejor piloto de la parrilla digan lo que digan los foroferos) han obtenido dos subcampeonatos de pilotos, uno de ellos ademas perdido de manera especialmente dolorosa, por un infantil error de estrategia en Abu Dhabi 2010. El de 2012 casi lo tuvo, pero Vettel se rehizo con la inestimable ayuda de los elementos (un Schumi indigno le dejó pasar, y una bandera amarilla que nunca se pudo demostrar…). Recordamos el inicio de temporada de 2013 y el famoso don’t keep pushing de Andrea Stella? No lo veo tan mal bagaje para cualquier escuderia, excepto para Ferrari, las mas glamourosa, la mas excitante, la mas mitica, la mas especial…
      Coincido con un comentario que hizo Victor M. Fernandez donde abjuraba de que Ferrari se retirara de la F1. Es una parte fundamental de este negocio, le pese a quien le pese. Y que siga por los siglos de los siglos.
      Claro que la cosa cambia mucho si miramos el Ferrari en el espejo de los teammates de Fernando. Sin ir mas lejos 61 de los 78 puntos que este año lleva Ferrari los ha conseguido Alonso, por solo 17 de Kimi. No voy a detallar las sonrojantes cifras de Massa en las ultimas 4 temporadas, pues la comparativa no resiste ni el primer envite.
      Si se están rearmando para darle a Alonso un coche ganador de una vez por todas, solo el tiempo lo dirá aunque pasos significativos sí que han dado desde 2013. La contratacion de Pat Fry y James Allison supuso sentar las bases de una nueva era, que por el momento aun no ha dado los frutos deseados. La defenestracion de Stefano Domenicalli tiene (creo) mas de exorcismo -o golpe de timón- que de decisión deportiva, viendo sobre todo a su sustituto, un tipo avezado en los negocios y los retos empresariales, pero al parecer sin mucha idea de F1. No es que Domenicalli fuera santo de mi devocion, su “buenismo” me mataba, sobre todo con Felipe Massa, al que le han consentido en esa casa todo tipo de estupideces. El buenismo si es estilo Horner esta muy bien, que es mas o menos cuando tu coche arrasa. Si no, te hacen parecer un mindundi.
      Si Luca ha tocado a rebato definitivamente y ha puesto firmes hasta el camarero de la cantina como en los viejos tiempos (me guío por tu relato Abuelete) lo juzgará el tiempo, pero una cosa si me ha quedado clara desde hace ya bastante: no saben tratar a Fernando. No se si alguien sabe tratarlo, los super ganadores son gente muy diferente (yo nunca le vi enfadado con el inefable Flavio) pero tengo la intuición de que si hubiese sido otra escudería Fernando se habría largado hace ya tiempo renunciando a lo que hubiera hecho falta. Solo el deseo hasta el momento inquebrantable de ser campeon del mundo vestido de rojo le ha hecho aguantar y ver pasar pasar varios trenes sin poder cogerlos, esperando su momento. Cada vez mas viejo, cada vez mas cansado, cada vez menos divertido, cada vez mas hastiado, cada vez mas harto supongo de que ademas no le den “cariño” suficiente.
      Errores:
      Haber mantenido a Domenicalli.
      Tener un tunel de viento viejo e inservible con un dpto de aerodinamica y diseño que reconocia publicamente que los datos del tunel les engañaba.
      No haber echado a Felipe Massa tras 2011.
      Haber “sacudido” publicamente a Fernando cada vez que se ha quejado, normalmente con mas razon que un santo.
      Haber fichado a Kimi Raikkonen
      Haber mantenido siempre el mismo discurso durante 4 años con los archiconocidos “paquetes de mejora” que la mitad de las veces no solo no han mejorado el coche sino que lo han empeorado.
      Llevar mas de 3 años sin una pole

      En resumidas cuentas, muchas palabras para tan pocas realidades.

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Hola Gzk, hola a todos: GZK ha tocado casi todos los puntos que yo mismo estaba queriendo plasmar en un artículo cuyo título sería : FERNANDO ALONSO EN EL DESFILADERO y que, por razones de tipo logístico (personal) no ha llegado, aún, a las páginas de Autolimite.
        Ello me da un margen para recuperar mi calendario, esperando algunas “cositas” que puedan ocurrir y después, contároslas.
        Vienen tiempos apasionantes en Maranello y en mi opinión, Alonso estará obligado a continuar avanzando por el desfiladero, o como Ulises en “La Odisea”, atado al palo mayor de su nave, para no sucumbir a los cantos de sirena.
        Si llegará a despeñarse por el precipicio, o a la calma de su Itaca, donde, Penélope, en forma de 3er Título Mundial, aún le espera, será el viento quien nos de la respuesta.

    • CarlosY dijo:

      Pues yo sigo pensando que un equipo puede estar retirado de la F1 incluso estando en la parrilla de salida. Véase Ferrari esta temporada, sin ir más lejos. Bueno, como las pruebas privadas no están permitidas, de algo les pueden servir los GP de esta temporada… Siento ser tan ácido, pero es que el de Monercarlo me ha dejado algo ‘tocado’…

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Hola Carlos Y, visto así, podrías tener razón, no retirados de la competición (lo importante es participar), pero sí “dimitidos”, diría yo en la pelea por el título, algo impensable antes de las primeras pruebas invernales y algo que se veía venir cuando Mercedes y sus motores arrasaron en los diversos test pre-temporada. Admitiendo que, hasta ahora, no han sido oposición, ninguno de los equipos, la única esperanza que nos puede quedar es saber quien será capaz de ascender al 3er peldaño del cajón en las carreras que faltan y si, unos y otros consiguen acercarse en sus prestaciones a la pareja Nico/ Lewis y por añadido, hasta donde llegará la disputa interna en Mercedes.
        Algo es algo y no es la primera vez que ocurre.