Síguenos

Fórmula 1 2014. El tropezón inicial de Red Bull

Un relato de El Abuelete del M3 - 9 febrero 2014

01_Red-Bull-RB10-2014-JerezComo escribía en mi anterior entrada, tengo la sensación de que los primeros entrenamientos de pretemporada sobre el Circuito de Jerez han constituido una inmensa ceremonia de la confusión y algo más que un tremendo sobresalto para la mayoría de las escuadras presentes en el trazado andaluz.

Hay un dato “explosivo” que me lleva a esta conclusión. Se refiere a los pobres resultados obtenidos por el equipo Red Bull Racing, tras cuatro jornadas trabajando en su nuevo RB10 sobre la pista (básicamente por problemas con el nuevo propulsor Renault).

¿Cómo es posible que el equipo que ha dominado de manera aplastante la competición desde 2010 se haya tenido que replegar a sus cuarteles de invierno en Milton Keynes (Inglaterra) con unas cifras tan escandalosamente anormales? ¡¡21 vueltas al circuito en cuatro días!!

Conociendo la trayectoria de triunfos de Adrian Newey en su ya largo discurrir por el mapa de la Fórmula 1, es imposible aceptar como lógico este tropezón inicial, previo a la temporada 2014, y quizás haya llegado el momento de potenciar el trabajo de su especialista en motores, Rob White, sin olvidar la aerodinámica (nunca lo hará).

Se podrá decir que los genios también se equivocan y el mismo Newey ha incurrido, en etapas anteriores, en algún fracaso estrepitoso, pero aún así, mi reflexión es que “aquí pasa algo”.

Algo verdaderamente importante está ocurriendo, cuando el mismo Bernie Ecclestone declara que la Fórmula 1 actual es un fraude. Hasta donde yo sé, el británico es todavía factótum máximo del tinglado, pero si empieza a disparar “toñas” en todas las direcciones, como esos futbolistas tramposos que levantan los brazos mientras gritan “yo no he sido, yo no he sido…” ¿quién ha sido entonces? ¿Será que Bernie ya no es la mano que mece la cuna?

02_Red-Bull-RB10_2014-JerezEn este juego de tronos donde, unos por el ego y todos por la “pasta”, se reparten puñaladas florentinas en cantidades similares al reparto de fajos de dinero, ha empezado a cundir la preocupación y es posible que en algunos el pánico, viendo que el planeta de la Fórmula 1, de seguir la trayectoria actual, se podría convertir en un negocio ruinoso.

Ciudades que renuncian a sus Grandes Premios, graderíos desiertos en demasiados circuitos, patrocinadores que se borran del espectáculo, escuderías económicamente inviables, descenso importante de la cobertura mediática…

Únase a ello, aficiones desmotivadas ante la falta de competitividad de “sus” equipos, por el dominio aplastante de un solo “actor” (Red Bull). La suma de todo puede ser el motivo que haya llevado a imprimir un giro total, un revulsivo cuyos efectos secundarios puedan terminar de rematar al paciente.

Jamás se había planteado una vuelta tan completa “al calcetín” de esta competición. No es malo en sí que esto ocurra. Contra los que opinan que la Fórmula 1 debería ser ¡motor a tope y gassss!, hay que razonar que eso es, sencillamente imposible. Hace mucho tiempo que la tecnología del automóvil, llevada a un factor de máxima potencia, ha superado la capacidad de los circuitos, aún los más actuales.

Estamos en tiempo de cambios y lo deseable sería que ello trajera una mejoría en el espectáculo, mayor igualdad en las prestaciones y desarrollar aquellas tecnologías que tengan aplicación práctica en un futuro próximo del automóvil.

Quiero creer que ese es el espíritu que anima este “reinvento” de la Fórmula 1 y pienso, sinceramente, que todo lo que se ha empezado a hacer tendrá su justificación y habrá talento suficiente para desarrollar los nuevos sistemas, esos que afectan, incluso, al nombre de las cosas.

03_Motor-Renault-F1-2014Antes de los “test” de Jerez, las fotografías que nos llegaban de las “unidades de potencia” se podían interpretar según estuviera el día, motores más o menos de “toda la vida”, rematados por una “tartera metálica” que, a un lego en el asunto, podría parecerle el cubo invertido de una freidora de calamares.

Luego, hemos sabido que dentro del artefacto se escondía, en forma de doble “kers” (ahora llamado “ERS”), una fuente de energía cinética con capacidad de “soplar y sorber” (como decía mi abuela) al mismo tiempo y darle a la “unidad de potencia” los 160 CV que le faltarían al motor de gasolina respecto a temporadas anteriores.

Voy a terminar refiriéndome a otro elemento utilizado en las suspensiones, el “push rod” y el “pull rod” (de los que me entero un minuto y lo olvido al siguiente), otra vez un efecto y su contrario y, otra vez, “cada maestrillo aplicando su librillo”.

Hasta finales de la temporada pasada, quien mejor parecía entender el reglamento técnico era Adrian Newey en el diseño de los Red Bull F1. Los otros le seguían como podían y el británico, superior a todos en su alianza con los flujos aerodinámicos que genera el “efecto Coanda”, les dejaba acercarse a prudente distancia. Cuando se acercaban demasiado, solo tenía que enviarle a Sebastian Vettel la “clave Enigma” y adiós “babys”. ¿Podrán seguir haciéndolo en el futuro?

Si me lo permitís… os lo seguiré relatando a mi manera.

  • 2 comentarios

    • Albert dijo:

      Buenos días Abuelete,

      Estupenda manera de relatar la tuya.
      En estos días no hay mucho de qué hablar, si te das una vuelta por las diferentes páginas de información de F1 solo encuentras rumores, declaraciones de unos y otros diciendo sus impresiones, valoraciones o esperanzas para la próxima temporada.

      Lo que más me intriga a mi ahora mismo es si vamos a enterarnos de “qué está pasando” en las carreras. Dicen que a veces los pilotos irán más lento a propósito para ahorrar combustible, pero después harán una vuelta o dos a máxima potencia tal vez para adelantar… no sé, lo veo como un juego de engaños constante entre pilotos para poder llegar a la meta. Antes era el más rápido coche+piloto ¿y ahora qué? Está claro que el que acaba primero siempre será el más rápido en completar esa carrera, pero ¿nos enteraremos de algo antes de que acabe?

      Sí que me están pareciendo muy interesantes los diferentes análisis de los diseños de los coches. Tras bucear por varias blogs especializados se encuentran explicaciones a porqué este equipo se ha decidido por este tipo de diseño o por este otro, todo bien explicado y fundamentado y aunque gran parte de los secretos de cada coche nunca los conoceremos, al menos otros sí que quedan más claros. La F1 no son sólo pilotos también es una competición de ingenieros.

      Quizá ahora mismo la única cosa realmente importante relacionada con este mundo es la lucha de Michael Schumacher luchando entre la vida y la muerte pero, con muy buen criterio la prensa ha preferido respetar los deseos de intimidad de la familia. Algo que aplaudo.

      Buena semana a todos.
      Alberto

    • El Abuelete del M3 dijo:

      Hola Albert, gracias por los ánimos que me das. Solamente puedo aspirar a hacerlo lo más ameno posible desde mi pequeño observatorio.
      Comparto plenamente contigo la curiosidad, no exenta de inquietud, por comprobar donde nos lleva toda esta “revolución”. Es evidente que parece imponerse una forma mucho más táctica de afrontar la competición y ahí puede que descubramos capacidades sorprendentes de adaptación a las circunstancias variantes de las carreras en los pilotos , a la vez muestra de su verdadero talento. En cuanto a formas y soluciones , comento algo en el reportaje que cerrará esta serie de Jerez y coincido contigo en que, dentro de los rumores y desinformación general, hasta el momento, hay cosas bastante bien explicadas en alguno de los blog que se pueden visitar. Ya tenemos cerca las sesiones de Bahrein y estoy tan expectante como vosotros por lo que puedan aportar.
      Mientras llegan, tal como apuntas también, lo más importante es la peripecia de Michael Schumacher intentando ganar la batalla más dura de su vida. Todos los aficionados “rezamos lo que sabemos” para intentar ayudarle a salir victorioso del trance. Confiemos en que al final se imponga el triunfo de la Vida , lo merece “el Káiser” y lo merece la afición, incluida la prensa.
      Un saludo muy cordial, me alegra el reencuentro con todos vosotros.