Síguenos

A fondo en el Rally Sanremo Histórico 2013

Escrito por: Antonio Boto - 19 abril 2013

Hola amigos, aquí estoy de nuevo para compartir con vosotros el Rally Histórico de Sanremo 2013 (4 al 6 de abril) en el que hemos participado, puntuable para el Campeonato Europeo FIA de la especialidad.

Después de casi un mes de sequía “rallystica”, por fin el pasado día 3 partíamos Joaquín Domenech y yo al Rally de Sanremo por segundo año consecutivo. Íbamos un poco justos de tiempo, ya que el rally era diferente al del año 2012. Aunque el recorrido y los tramos se situaban en la misma zona, es decir, en las proximidades de Sanremo, los tramos variaban su sentido y longitud. Así teníamos que, la primera etapa, la conformaban los tramos de “Coldirodi” (6,42 km), “Bignone” (10,18 km), “Vignai” (16,07 km), “Langan” (19,83 km) y el complicado tramo de “Baiardo” (28,60 km.)

La segunda etapa comenzaba con la repetición del famoso y súper virado tramo de “Coldirodi”, le seguía el temido (por su longitud y dificultad) “Madonna della Neve” (31,14 km), una nueva pasada por “Langan” y finalizaba con el mítico tramo de “Perinaldo” (6,01 km). Advertir que todos estos tramos han formado parte del Rally de Sanremo en todas las épocas.

Nada más llegar al aeropuerto de Niza, sin perder tiempo, recogimos un coche de alquiler y tiramos hacia “Coldirodi”. Este año se hacia en el mismo sentido que en 2012, pero aprovechamos para apuntar de nuevo todo el tramo al haber evolucionado las notas. Después nos dirigimos al largo “Madonna della Neve”, que comprendía a su vez “Bignone”, un enlace y “Vignai”, con lo cual matamos tres pájaros de un tiro.

En fin, que después del madrugón, pasar por carreteras súper estrechas con infinidad de curvas y anotar todos los tramos, terminamos el día bastante cansados y Joaquín arrastraba un problema de cervicales algo molesto. Afortunadamente, compartimos jornada con Miguel Díaz-Aboitiz y su copiloto, Diego Sanjuán, lo que hizo el día más agradable (el otro equipo español que participaba con un Renault 5 Alpine de 1977).

Al día siguiente empezó a caer el “diluvio universal” y la cosa pintaba mal. Así que, dadas las condiciones meteorológicas, poco se podía trabajar en las notas y decidimos pasar por todos los tramos comprobando que las notas estaban bien. Deciros que Joaquin me parece realmente muy bueno a la hora de tomar notas y tiene ya muy clara la carretera desde las primeras anotaciones.

Después de comer, nos fuimos al hotel, con intención de salir por la noche para ver los tramos que se hacían en ese horario, que eran, nada más y nada menos que “Vignai”, “Langan” y “Baiardo”. “Ahí es na”.

Al final, Quim no estaba al cien por cien y el tiempo era fatal, así que decidimos quedarnos en las verificaciones en el Paseo Marítimo de Sanremo y al día siguiente veríamos donde estábamos.

Joaquín Domenech y Antonio Boto tomando la salida con su Seat Panda 40 en el Rally Sanremo Histórico de 2013.Con el número 72 (de 81), salíamos por detrás del piloto estonio Villu Mattik, que llevaba un Lada VAZ 2101 y que resultó para nosotros una dificultad añadida, puesto que le tuvimos que adelantar en todos los tramos. Aunque Villu siempre facilitó su adelantamiento, en uno de ellos, las ruedas derechas de nuestro Seat Panda se asomaron al vacío de un imponente barranco.Yo estaba un poco rarito. Me hubiera gustado pasar más veces por los tramos, ya que esto te da más confianza y vas más tranquilo. Los tramos eran realmente difíciles y había algún que otro “salto a la fama” de los que dan un poco de miedito, aunque te olvidas absolutamente de todo cuando te pones el casco.

Desde el primer tramo, salimos atacando. El coche iba excepcional y, tanto Joaquín como yo, lo íbamos dando todo. En “Coldirodi”, pese a doblar al estonio, hicimos un magnifico tiempo.

Cuando llegamos a “Bignone”, empezó a llover. Afortunadamente montábamos neumáticos mixtos Yokohama, que valen tanto para seco como para agua (la reglamentación del Europeo no permite usar las gomas Dunlop de agua). Dio igual, con una conducción súper fina, sin brusquedades, volvimos a hacer un buen tiempo, ganando a monturas superiores a la nuestra.

Casi sin tiempo de quitarnos el casco… comenzamos “Vignai”… 5, 4, 3, 2, 1… “al ataquel jarlll”. El tramo se me hizo larguísimo. No veía el final y la verdad es que llegue muy cansado porque requería máxima atención. A la mínima te podías equivocar y sería complicado reubicarte ya que el tramo era todo igual, un millón de curvas por kilómetro y súper estrecho. Además, estaba peligroso, con charcos, regueros como torrentes, parte secas y una bajada final espeluznante. Por suerte, todo fue perfecto y mantuvimos el ritmo que tocaba. Al final un gran tiempo y pelea directa con un BMW 2002Tii del equipo oficial finlandés de históricos (pilotado por Sverre Norrgard).

Antes de abordar “Langan”, tocaba tiempo de asistencia, recuperación de líquidos y comer un poco por mi parte. Me llaman el glotón, porque no paro de beber y comer… en los rallyes, poquito: chocolate, plátanos, etcétera.

La lucha final contra el BMW 2002 Tii del equipo oficial finlandés (nº 51) supuso un aliciente extra en la lucha contra el crono para el equipo Domenech-Boto en el Rally Sanremo Histórico 2013.

El finés del BMW nos había ganado en el tramo anterior por 13 segundos y salimos a “Langan” con el casco “al revés”. Teníamos que atacar, para que no bajara la guardia, así que volvimos a salir a darlo todo.

“Langan” estaba realmente delicado y se hacía ya de noche. En el inicio (en subida y carretera ancha) fuimos muy finos, tratando de sacar el máximo partido a cada CV del motor para perder el menor tiempo posible. Partes secas, húmedas, muy mojadas y, para rematar, llegando al alto, nos encontramos con una niebla que no se veía nada.

Por fin, llegaba la bajada y… ¡a mazo, sin piedad! Teníamos que ganar bajando lo que habíamos perdido en la subida. ¡¡Y una gran alegría!! Al BMW finés le habíamos recortado 18 segundos, así que nuestro objetivo se estaba cumpliendo.

“Joaquín ahora viene “Baiardo”. Son casi 29 km… aquí echamos el resto”. Estábamos muy contentos, el equipo está bien compenetrado y el Panda era un meteoro: corría, se sujetaba, frenaba de maravilla… de hecho, hay un video de “Vignai”, en el que vamos con los discos al rojo.

En “Baiardo”, veintiocho kilometrazos, noche cerrada, lluvia, condiciones muy difíciles, el finés a 31”, así que… ¡¡a correr!! Y nuestro tiempo final fue magnifico, 11 segundos delante del BMW, así que terminamos la primera etapa liderando la clase, por delante de coches superiores (Autobianchi, Porsche, Opel, Lotus Elan, Triumph…) y tan solo a 20” del BMW 2002Tii finlandés, así que cenita y a descansar, que había que madrugar al día siguiente.

Miguel Díaz-Aboitiz y Diego Sanjuán no pudieron disputar ningún tramo del Rally Sanremo Histórico 2013 por problemas mecánicos en su Renault 5 Alpine.

Destacar la mala suerte del otro equipo español (Díaz-Aboitiz y Sanjuán), que no pudieron realizar ningún tramo de la primera etapa por avería en su coche (Renault 5 Alpine).

El sábado, segunda etapa, buen desayuno para coger energías y paseito hasta el parque cerrado. Nuestra intención es clara: adelantar al BMW 2002 Tii de Sverre Norrgard.

“Coldirodi” era la primera especial del día, con 6,4 km en subida, con lo cual teníamos que salir al ataque desde la primera curva, ya que el finés nos había ganado 12” en la primera pasada del día anterior. Nos salió un tramo magnifico, con susto incluido, ya que me comí una curva muy mala a izquierdas que “canté” retrasado. Joaquín no levanto y supo salir del atolladero como un gran campeón que es. Superado el escollo, llegamos a final de tramo y… nueva alegría, habíamos bajado nuestro tiempo en veintiocho segundos, nada menos que cuatro segundos por kilómetros. Y, lo mejor, habíamos ganamos al BMW finés por 5”, así que nos colocábamos a 15” de diferencia.

Joaquín Domenech y Antonio Boto con su Seat Panda 40 en el Rally Sanremo Histórico de 2013.

Sin tiempo para nada, llegamos al tramo estrella del rally, “Madonna della Neve” (31,1 km). Ahí iban a salir chispas, porque esperábamos rematar la faena sacándole unos buenos segundos a Sverre. Pero, ohhhh!!!! Desastre. Por un accidente se anula el tramo y nuestro gozo en un pozo. Nos quedan escasos veintiséis kilómetros de especiales para recuperar 15 segundos y, el 70% del tramo de “Langan” (19,83 km) y todo “Perinaldo” (6,01 km) son en subida.

Las cosas están difíciles y el finlandés no baja la guardia. Asistencia antes de “Langan”, el cielo muy oscuro y, de repente, empieza a llover a mares. Rápidamente ponemos neumáticos nuevos para dar lo mejor de nosotros. Revisión a conciencia del coche y, antes de pasar el control horario, en el camino donde estamos haciendo el servicio, calentamiento de neumáticos para intentar salir con temperatura en los mismos.

Empezamos “Langan” con una conducción muy fina, para evitar el temido aquaplaning. La carretera estaba mega mojada pero íbamos muy bien y, cuando llego la zona de bajada, nos tiramos “a fuoco”, como dicen los italianos. Tras una bajada perfecta, cuando llegamos a la meta, el BMW nos había ganado de 4 segundos. Lo habíamos intentado y sabíamos que, en el último tramo del rally, sería imposible arrebatarle 19”, aunque seguiríamos atacando hasta el final. Llegamos a “Perinaldo” y nos salió fenomenal, pero el BMW nos gano de 2 segundos, quedando 21” delante nuestro en la clasificación final.

Destacar de nuevo la mala suerte de Díaz-Aboitiz y Sanjuán, que tampoco pudieron disputar ningún tramo de esta segunda etapa al persistir los problemas mecánicos.

Joaquín Domenech y Antonio Boto con su Seat Panda 40 en el Rally Sanremo Histórico de 2013.

Al final, acabamos en la posición 49, primeros de clase y quintos de nuestro período, período este en el que entran Porsche 911, Ford Escort, R5 Turbo, etcétera. Creo que hemos hecho un gran Rally Sanremo y, este resultado, nos sitúa en segunda posición provisional de nuestra categoría en el Campeonato de Europa Histórico.

De nuevo, quiero agradecer a Autolimite.com la posibilidad que me brinda para compartir con vosotros mis experiencias y enviaros desde aquí un fuerte abrazo. También quiero mencionar y agradecer el magnifico trabajo realizado por nuestros técnicos, Albert, Oriol, Alex, Toni y Curri, pues este resultado no hubiera sido posible sin su inestimable ayuda.

¡¡¡Hasta el próximo rally!!!

  • 3 comentarios

    • El Abuelete del M3 dijo:

      ¡¡Chapeau, Don Antonio!! es Autolímite quien te agradece la generosidad de contar con el testimonio de todo un gran campeón y nuestras páginas estarán siempre a tu disposición para viajar en “El Bacquet de la derecha”.
      He sentido vértigo leyendo tu narración del Rallye San Remo Histórico.Conozco la zona desde los tiempos de mis escapadas al “Monte”,conozco su clima, ahora uso un “Pandilla” a diario y de ahí el vértigo, imaginando lo que es situarse con el “cuchillo entre los dientes” para intentar ganar a los “grandullones”.
      Antonio, lo decía hace poco en el “Feibús”, estais convirtiendo al Panda en otra leyenda, vosotros, ya lo sois hace mucho tiempo. Comentaba también con alguien que sabe mucho mas que yo de todo esto, que “el futuro de los rallyes está más cada día, en los coches del pasado” .En Autolimite estaremos allá donde vayais “empujando mentalmente en las cuestas arriba” que en las cuestas abajo, no hay quien os eche el guante. Enhorabuena también para Joaquín y nuestros mejores deseos para todos los equipos españoles que seguís en ese “regreso al futuro” con el que volveremos a ver rugir las cunetas. Un fuerte abrazo ¡¡campeones!!

      • Antonio Boto dijo:

        Muchísimas gracias Víctor. Un abrazo.

        • El Abuelete del M3 dijo:

          Antonio, como decía mi abuela María:”De bien nacidos es ser agradecidos” y yo lo estoy, por tu generosa aportación al deporte del automóvil en general y a esta web en particular, que, con vuestra aportación, relatando experiencias y momentos especiales de esta pasión que son “los coches”, se hace un poquito más grande cada día.
          En Autolímite nos sentimos muy orgullosos de aportar este espacio de opinión, que iremos ensanchando, caminando un poco más lejos, un poco más rápido, unas veces “pilotando” y otras “en el bacquet de la derecha”.