Síguenos

Los peligros de “jugar” a ser piloto

Escrito por: Víctor M. Fernández - 15 junio 2015

01_Accidente-FerrariEl incremento de prestaciones en los vehículos y la creciente “demonización” de la velocidad en las carreteras ha llevado a muchos aficionados a disfrutar de la conducción de sus coches en los circuitos, claramente más seguros en todos los aspectos que la vía pública.

Ahora son ya muchas las empresas y clubes que reúnen a un buen número de inscritos para rodar “a fondo” en circuitos de carreras, organizando los denominados “track day” (“día de circuito”) o “tandas libres” para que cada uno pueda disfrutar de la potencia, la velocidad y las sensaciones de su propio coche.

En algunos casos, los participantes están monitorizados por instructores (a veces no lo suficientemente experimentados) que les enseñan técnicas de conducción para que puedan acercarse a los “límites” de su vehículo con mayor facilidad y, sobre todo, seguridad. En otros casos, los conductores ponen en práctica sobre la pista sus propios conocimientos, en muchos casos alejados de una correcta técnica de conducción y carentes del control y dominio necesario para salir airosos ante una situación apurada.

A dicho “cóctel” le unimos que se ha popularizado la necesidad de marcar los mejores tiempos por vuelta, de medirse contra el cronómetro, de demostrar al resto lo que corre nuestro coche y lo rápido que somos capaces de conducirlo.

Y, todo esto, cuando no empleamos apropiadamente el sentido común, se termina convirtiendo en un “cóctel explosivo” en donde acabamos padeciendo los peligros de “jugar” a ser pilotos.

Esta no es para mí una reflexión nueva, pero vuelve a tomar especial relevancia a raíz de un fuerte accidente que se ha producido recientemente en el Circuito del Jarama, durante una de las habituales “tandas libres” que se realizan en el trazado madrileño.

02_Accidente-FerrariDos amigos… un Ferrari 360 Modena con 400 CV… más de 200 km/h de velocidad a final de recta y… el mayor de los desastres… un tremendo golpe que pone los pelos de punta y que terminaba con el coche fuera de las vallas del circuito, en medio de la entrada a una de las urbanizaciones colindantes (hace años ocurrió exactamente lo mismo con otro coche de una marca también italiana).

No sé los motivos por los que se producía semejante accidente, no sé si ha sido a causa de un fallo mecánico o de un error de “pilotaje”. Me podría haber enterado de todo, para contarlo con todo detalle, pero, francamente, no me interesa.

Y no me interesa porque no tengo interés de contar una noticia tan escabrosa, sino de incentivar la reflexión de los peligros a los que nos exponemos cada vez que conducimos nuestros coches a elevada velocidad y de la necesidad de ser honestos con nosotros mismos y entender que, muchas veces, no tenemos todo tan controlado como pensábamos.

La potencia y prestaciones de los coches actuales se han incrementado de forma exponencial y sus cualidades dinámicas les permiten ofrecer un comportamiento realmente ejemplar en cualquier circunstancia. A eso le unimos el buen trabajo y eficacia que aportan los controles electrónicos (ABS, control de tracción y control de estabilidad principalmente), que en muchas situaciones nos ayudan a corregir los errores de conducción sin que nos demos cuenta, perdiendo la noción de que no somos nosotros los que llevamos controlado al coche, sino que es el coche el que nos lleva controlados a nosotros.

Es tal la velocidad, el paso por curva y la frenada que son capaces de desarrollar los actuales coches deportivos que siempre digo que hay que ser muy buen “piloto” para ser capaces de exprimir todas sus cualidades dinámicas y flirtear con sus límites.

03_Accidente-Ferrari04_Accidente-Ferrari 05_Accidente-Ferrari

 

 

 

 

 

Con coches en el mercado de 300… 400… 500… 600 CV, hay que tener las cosas muy claras para buscarles las cosquillas sin que nos acaben superando las circunstancias y os aseguro que requieren ya “muchas manos” cuando somos nosotros los que gestionamos todo su potencial, si decidimos desactivar las ayudas electrónicas.

Pero, donde veo el mayor peligro, es en ese juego a ser “pilotos” sin realmente serlo ni necesitarlo. No tiene ningún sentido andar jugándose el tipo para marcar unos tiempos por vuelta que no nos sirven para nada. Ni estamos disputando ninguna competición ni nuestros coches de calle cuentan con las medidas de seguridad que tienen los coches de carreras (barras antivuelco, asientos bacquet con protección de cabeza, cinturones de arnés, cortacorrientes y extintor).

Realizar buenos tiempos por vuelta depende de muchos factores y, muchos de los que acuden a dichas jornadas en circuito, se obsesionan en demostrar al resto lo grandes “pilotos” que son.

Marcar nuestros propios tiempos de referencia nos puede ayudar a conocer nuestros progresos en la conducción, pero obsesionarse en batir el tiempo de cualquier otro conductor con cualquier otro coche (aunque sea el mismo modelo) no hace más que llevarnos a transitar sobre un delgadísimo cable del cual nos podemos caer.

En todo este tipo de jornadas en circuito, la mayor parte de los aficionados van a disfrutar de sus coches y a disfrutar de la conducción, pero también encontramos algunos “flipados” que se creen grandes pilotos y cometen errores garrafales que acaban en desastre.

Hace poco, me enseñaban la grabación de un video que me ponía los pelos de punta, precisamente en otras tandas libres celebradas en el Circuito del Jarama. Un descontrolado participante se pegaba una pasada descomunal en una de las zonas más rápidas del circuito y casi se llevaba por delante a otros dos coches. Después de ver esas imágenes he pensado que los milagros existen porque, si llega a impactar contra ellos, las consecuencias hubieran sido realmente trágicas.

Estas actitudes tan peligrosas deben ser recriminadas por los propios participantes, dejando fuera de los circuitos a todos aquellos que han demostrado que el sentido común pasó de largo en su cuna el día que nacieron.

Y, del accidente antes contado, lo único que me ha interesado saber es que, a pesar del lamentable estado en el que quedó el coche, los dos ocupantes de ese Ferrari 360 Modena están afortunadamente bien y podrán contar su experiencia. Aprendamos todos de ella y no asumamos más riesgos de los necesarios.

Para arriesgar, es mucho mejor algún juego de la PlayStation.

  • 14 comentarios

    • Alberto Lorenzo dijo:

      Me quedo con esta frase “…ser “pilotos” sin realmente serlo ni necesitarlo”.

    • David dijo:

      Da la casualidad que quien llevaba el coche es un expiloto de F3, si para hablar de algo general y para ello vas a usar un ejemplo en particular, lo menos que puedes hacer es informarte antes de ello para no demonizar más aún al conductor de lo que está siendo ya por pilotos y mecánicos de barra de bar que pueblan los foros del motor.

      Fue un fallo de frenos, el pedal se le quedó hundido a unos 200 km/h (contado por el propio conductor). Creo que ante eso, seas piloto de verdad, amateur o un simple loco al volante, el resultado va a ser el mismo.

      • Víctor M. Fernández dijo:

        Hola David.
        Gracias por la información que aportas sobre el accidente, pero veo que, quizá, no has leído de una forma objetiva mi artículo.
        Como podrás ver, en ningún momento me centro detenidamente en los detalles sobre el accidente del Ferrari 360 Modena, ni en quién lo conducía ni por qué le ocurrió. Te puedo asegurar que podría haber contado todos los detalles al respecto.
        Pero lo que escribo no es un artículo sobre “ese” accidente en concreto, sino una reflexión hacia las cosas y los peligros que ocurren y pueden ocurrir muchas veces en este tipo de eventos y la aplicación del sentido común para evitar muchos de ellos.
        Cuando en un coche te quedas sin frenos, por un fallo mecánico, da igual si eres un Campeón del Mundo de F1 o un simple aficionado. Habría que analizar los motivos de ello, pero no es tampoco el motivo de mi entrada.
        No sé si has visto el video que hay en el artículo. Es un ejemplo concreto. Me da igual si era un aficionado o un pedazo “piloto” (ya te digo yo que, alguien que sabe, no se pega semejante pasada), pero las consecuencias hubieran podido ser terribles.
        Repito. Sentido común, por favor. Será lo mejor para todos, independientemente del nivel que tengan al volante 😉
        Todos cometemos errores, pero hay errores que se pueden pagar demasiado caro.

        • David dijo:

          Sí claro, si por eso comentaba lo de que “si para hablar de algo en general…” está claro que el artículo no es una crítica al accidente ocurrido, pero más de uno se va a quedar con la imagen del ferrari unida a la de jugar a ser piloto, por eso quería recalcar que al menos, el suceso ocurrido el domingo fue por un fallo mecánico (del que desconozco cuál es el origen) y no por una calentada del conductor o porque no fuera consciente de lo que llevaba entre manos. (Que es lo que llevo escuchando desde que se hizo eco el suceso en internet, ya sabes, ferrari siniestrado = a tonto al volante).

          El vídeo lo ví y sigo sin entender qué les pasa por la cabeza a algunos. Es alucinante.

        • Javi dijo:

          Te respondo también sobre el video del Mercedes….
          También se quedó sin frenos, y tenia dos opciones:
          – O llevarse el coche de delante
          – Atajar por el medio y rezar con no dar a ninguno. (optó por la segunda que tenía mejor porcentaje de salir bien).

          En ambos casos son conductores experimentados, así que lo que deberíamos reflexionar es:
          ¿Estamos seguros de que los coches están preparados para soportar el circuito? Esa es la verdadera cuestión.

          Porque no hago más que ver carreras contra los CV, repros,colectores,turbos gordos… pero luego eso hay que pararlo y pocos piensan en ello.

          Opino igual que David, si nombras los ejemplos deberías informarte y dar todos los detalles. Así no deja de ser un artículo oportunista.
          Llamar “descerebrado” sin fundamentos… no me parece para nada correcto.

        • Víctor M. Fernández dijo:

          Hola Javi.
          Tienes toda la razón cuando dices que no es correcto llamar “descerebrado” a quien, quizá, no se lo merece. Ya está corregido para no ofender a nadie que no se lo merezca.
          Lo que sí te digo es lo siguiente. Llevo muchos años metido en los circuitos, en carreras, cursos de conducción, experiencias de conducción y todo lo que se te pueda ocurrir sobre conducción. Y me cuesta creer que tanta gente se vaya quedando por el mundo sin frenos. Curiosamente todos los que se quedan sin frenos lo hacen en este tipo de tandas.
          Estoy contigo en que los coches de calle no son coches de competición y no todos los modelos tienen un equipo de frenos preparado para soportar las exigencias de la pista. Pero es responsabilidad directa de quien los conduce darse cuenta de lo que está ocurriendo en la mecánica de su coche, precisamente para no llegar hasta un punto de fatiga tal que la capacidad de frenada desaparezca.
          Quien llega a ese punto, ni me parece un buen conductor, ni es experimentado ni se da cuenta de lo que está haciendo y lo que está pasando. Tan solo está jugando con fuego.
          No conozco al conductor del Mercedes. Desconozco su nivel de experiencia, pero sí te aseguro que por donde se mete, se mete a huevo, por pura suerte y azar divino para no llevarse a nadie por delante, porque lo que es control, en ese momento, no tiene control ninguno.
          He dicho ya en alguna ocasión que cualquiera podemos cometer un error, pero también es nuestra responsabilidad minimizar las posibilidades de error, tanto de pilotaje como mecánicas, para evitar desgracias en la práctica de lo que más nos gusta, que es conducir y disfrutar de la conducción 😉

    • Victor dijo:

      Me parece vergonzoso este articulo conozco al afectado de buena mano y no iba para nada a por tiempos se quedo SIN FRENOS a final de recta a unos 200 Km/h y no tuvo opción de hacer nada.Respecto a “jugar” a ser pilotos…este señor tiene experiencia de sobra como para saber diferencia el juego a ir en serio.(Corría con F-3) a si que me imagino que unas bases técnicas tendrá digo yo…De verdad me parece una vergüenza que se de por hecho tantas cosas.Espero que se corrija…

      • Víctor M. Fernández dijo:

        Hola Víctor.
        Creo que en ningún punto del artículo me detengo en relatar los detalles sobre el accidente concreto del Ferrari 360 Modena, ni de si es piloto o es aficionado, ni de su experiencia, ni de si iba persiguiendo tiempos por vuelta.
        Simplemente, este accidente ha servido como base para realizar una reflexión generalizada, en la que en ningún momento arremeto contra el conductor de ese Ferrari ni le juzgo ni nada por el estilo.
        Te invito a que vuelvas a leer de nuevo la reflexión que hago, que no es más que un análisis objetivo de lo que nos puede ocurrir si no actuamos con el ya tan nombrado “sentido común”.

    • lola vela negra dijo:

      Para arriesgar es mucho mejor la play station dice, ja ja ja

      Vamos a ver, cuando se entra a circuito un de las cosas que se tienen que tener en cuenta es que te puede pasar algo, tanto a ti como al coche, has de ser consciente de que corres un riesgo, la gente precisamente se mete al circuito para poder arriesgar y sacar prestaciones al coche y no hacerlo en la calle y poner en peligro a terceros y enfrentarse a sanciones y demas.
      Lo que faltaba que ahora ya solo podemos rodar rápido en la videoconsola y arriesgar, la gente lleva coches preparados y potentes solo valen para ir a la terraza a tomarte una cocacola y vacilar..

      El articulo es una patraña, ya sabemos que es peligroso rodar en circuito los que asiduamente vamos, no hace falta que nos lo recuerdes y menos haciendo referencia a un accidente que ha sido ocasionado a un fallo mecánico, no tiene ningun sentido haver sangre del accidente del ferrari del otro día, te has dado cuenta ahora de lo peligroso que es?

      Lo que tiene que hacer el circuito es preocuparse en montar unas protecciones y que tenga una escaporia en condiciones, lo que no es normal es que haya un bache al final de una curva y el coche acabe fuera de un circuito que si va una familia por la carretera le caiga un coche encima por no decir si pasa una moto y le revienta a pedazos por no tener la suficiente seguridad el circuito.

      Pero es mejor centrarse en lo peligroso que es, centrate en otras cosas que lo peligroso es que vaya yo con mi hijo y me caiga un coche encima por lo tener seguridad el circuito.

      • Víctor M. Fernández dijo:

        Hola Lola vela negra.
        Siento que te parezca una patraña el artículo, aunque creo que lo que expongo resulta bastante coherente y ajustado a la realidad.
        Tienes toda la razón cuando apuntas que el circuito no tenga unas protecciones adecuadas para evitar que un coche se pueda salir de sus instalaciones. Te aseguro, de buena fuente, que ya están trabajando en ello.
        También estoy contigo en que rodar en circuito siempre puede conllevar un riesgo, pero te diré que tenemos que ser nosotros los que gestionemos dicho riesgo de la forma más adecuada, salvo que busquemos expresamente hacernos daño.
        Por supuesto, no tengo la menor duda que prefiero que la gente arriesgue en el circuito a que lo haga en la carretera, sobre todo por una cuestión de seguridad evidente.
        Pero sí te digo que es responsabilidad absoluta del conductor medir los riesgos que toma, para pasar una jornada de conducción agradable y no acabar en una jornada de riesgo trágica.
        La velocidad en sí no tiene por qué ser peligrosa, pero sí lo es la velocidad inadecuada. Quien quiera apurar frenadas y realizar las curvas al límite de la adherencia debe tener muy claro lo que hace para no acabar “pillando”. Y nunca he entendido asumir dichos riesgos si no nos jugamos nada, es decir, si no estamos disputando una competición oficial, con un coche de competición con sus medidas de seguridad correspondientes.
        No seré yo quien le diga a nadie que no se tire a fondo la bajada a Bugatti, si lo que pretende es darse la ostia de su vida, pero que luego no venga echándole la culpa a los amortiguadores del coche, porque antes tendrá que haberse dado cuenta de las limitaciones que le impongan los amortiguadores y los neumáticos de su coche.
        Como parece que la reflexión a la que invito no parece quedar suficientemente clara, voy a decirlo muy clarito. Estoy harto de ver grandes pilotos de boquilla y experimentados conductores que no tienen ni puta idea de lo que hacen. Que arropados por las grandes virtudes de sus buenos coches se creen que son pilotos cojonudos y, cuando le ven las orejas al lobo, acaban pegándose ostias como panes porque carecen de los recursos adecuados para salir airosos del fregado en el que se han metido.
        Cada uno es libre de hacer lo que quiera, no soy yo nadie para juzgar a nadie, pero yo sigo intentando explicar a quien lo quiera escuchar que no se dejen influir por comentarios ajenos ni charlas de foro, porque creo que les irá mejor si son conscientes de los peligros que corren cuando asumen riesgos que no necesitan asumir.
        Y sí, los experimentos con gaseosa y, los riesgos, con la PlayStation. Creo que funciona mejor.
        Por último, vuelvo a repetir que no he entrado en detalles del accidente Ferrari ni quiero entrar en ellos, pero para que un Ferrari se quede sin frenos hay algo que se ha hecho mal anteriormente y el conductor tiene que ser consciente de ello, como también debe ser consciente de los baches que hay en la pista y obrar en consecuencia, el resto es echarle la culpa al empedrado.
        Ni he hecho sangre, ni quiero hacerlo, solo invito a la reflexión de lo que puede suceder. Cada uno que lo entienda como quiera 😉

    • lola vela negra dijo:

      Lo que yo ultimamente veo es que entra cualquiera al circuito con coches en malas condiciones y con coches sin tener una minima preparación, los organizadores deberian de ponerse las pilas, muchas veces ves coches que no te montarias en ellos ni para ir a por una barra de pan y les ves alli dandolo todo, pero lo que parece que les inportan es llenar sus rodadas y hacer caja.
      Deberían de exigir un mínimo de preparación y dependiendo del modelo del coche dejar o no rodar en el circuito.

      Respecto al circuito del jarama aparte del tema de seguridad deberían de ponerse las pilas con otros aspectos, por ejemplo vas a unas tandas del circuito de ascari y alucinas, da gusto la entrada te cobran dinero y no puedes pasearte por donde quieras, el jarama entra cualquiera gratis con sus porros, el pitbull y el botellon, como no tengo nada que hacer pues voy al jarama a ver si con suerte veo que se piña alguno, pero bueno eso es otro tema.

    • lola vela negra dijo:

      Y disculpa por llamar patraña a tu artículo, no ha sido correcto el hacerlo.

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Hola Lola Vela Negra, me alegra tu rectificación, conozco bastante bien al autor del artículo, le sigo en toda su vida profesional, desde sus comienzos en Diario 16 allá por 1986 y te aseguro que jamás escribió una sola patraña de forma intencionada. Ahí están las hemerotecas y si pudieras repasar los miles de artículos escritos en ese y otros medios comprobarías su compromiso con la verdad. Desde un Larrousse de Fórmula 1, hasta un Lada de los primeros 90, a todos los ha analizado y probado absolutamente a fondo para poder saber y poder contar a los lectores lo que “hay dentro de cada modelo”. Cito el Lada, porque sé “de muy buena tinta” que era un coche tan malo, tan malo que, en la disyuntiva de no poder darle ninguna nota positiva, alguien le sugirió a Víctor algo que resultaba obvio en aquel modelo, “¡era grande!” de tamaño. Por todo ello te puedo asegurar que en el tema origen del debate que nos ocupa no ha existido la mínima intención de trato peyorativo hacia el accidentado, las cosas ocurren , un accidente (lo sé por experiencia) sabes como comienza pero nunca sabes como terminará hasta que “se para” y ahí juega mucho la violencia del azar, suerte si “sale cara” y tragedia si “sale cruz” y me consta la angustia del autor del artículo viendo en alguna foto del accidente del Jarama un casco y la idea de que allí dentro estaba alguien. Afortunadamente en esta oportunidad ha “salido cara” y aunque la reparación tampoco vaya a ser “salir barata”, lo realmente importante es que no ha ocurrido una desgracia y si de ello se desprende alguna reflexión sobre la importancia de medir todos los parámetros de riesgo antes de lanzarse a buscar determinados límites, el artículo y la polémica generada no habrán caido en saco roto. Un cordial saludo de este Abuelete del M3, que más por viejo que por diablo, algo sabe de estos asuntos.

      • Víctor M. Fernández dijo:

        Hola Lola vela negra, muchas gracias por tus disculpas 🙂
        No obstante, te diré que, en Autolimite.com, estamos abiertos a todo tipo de críticas, siempre que sean constructivas y aporten algo. Cuando se hacen desde el respeto y las buenas formas, son bien aceptadas, con el empeño de que todos podamos aportar y aprender cosas en este mundo del motor que nos apasiona.
        A veces tenemos ideas encontradas, pero siempre se puede debatir y exponer cada uno sus ideas o impresiones para sacar conclusiones que sean siempre más fiables e interesantes para todos.
        Dialogar es de “caballeros” y, aquí, tratamos de serlo 😉