Síguenos

Aston Martin DBS Superleggera

Escrito por: Víctor M. Fernández - 22 julio 2018

Motor V12 5.2 Twin Turbo con 725 CV y cambio “Touchtronic III”

El motor V12 5.2 Twin Turbo del Aston Martin DBS Superleggera parte sobre la base del empleado en el Aston Martin DB11 V12, aunque introduce mejoras que han permitido incrementar un 19 % su valor de potencia y también la cifra de par motor.

Bloque y culatas están fabricadas enteramente en aluminio en este motor V12 a 60º de 5.204 centímetros cúbicos, que cuenta con distribución variable continua “DVCT” (“Dual Variable Camshaft Timing”) en las válvulas de admisión y escape.

Su sistema de alimentación con inyección indirecta multipunto está asociado a dos turbocompresores de doble entrada (“Twin Scroll”) que ofrecen el aire de admisión enfriado mediante un intercambiador de calor (“intercooler”).

Con todo esto y una serie de mejoras (Aston Martin no especifica los cambios realizados, tan solo un ligero aumento de la compresión, llevada hasta 9,3 a 1), el propulsor del Aston Martin DBS Superleggera alcanza los 725 CV a 6.500 rpm (139,3 CV/litro) y un par máximo de 900 Nm entre 1.800 y 5.000 rpm (608 CV a 6.500 rpm y 700 Nm entre 1.500 y 5.000 rpm respectivamente en el motor del Aston Martin DB11 V12).

El propulsor se ha montado sobre unos nuevos soportes de motor específicos que contienen mejor las transferencias de pesos (longitudinales y transversales) y está asociado con un nuevo cambio automático “Touchtronic III” de tercera generación (desarrollado por los especialistas de “ZF”), que cuenta con convertidor de par, 8 velocidades y una gestión electrónica específicamente afinada para seleccionar siempre la marcha precisa y engranar los cambios en tan solo 130 milisegundos.

El conductor puede seleccionar la opción de cambio completamente automático o accionar las marchas de manera manual, mediante las levas secuenciales situadas en la columna de dirección, que han crecido de tamaño en la versión DBS Superleggera.

Además, el grupo final (2,93 a 1) se ha acortado un 8,4 % para obtener desarrollos de transmisión todavía más cerrados, permitiendo así recuperaciones más rápidas y optimizar su capacidad de aceleración (0 a 100 km/h en 3,4 segundos).

Otro aspecto que ha contribuido a equilibrar el reparto de pesos ha sido la colocación de la caja de cambios en disposición “transaxle” (motor delantero y caja de cambios trasera), centrada por delante del eje trasero, contando con un árbol de transmisión fabricado en fibra de carbono (aligera peso y reduce las masas rotacionales para una respuesta más directa).

No podía faltar en un coche tan potente de propulsión trasera un diferencial autoblocante mecánico, que está también asistido por un control dinámico vectorial del par (“Dynamic Torque Vectoring”). Dicho “DTV” de gestión electrónica actúa a través del equipo de frenos, frenando de forma selectiva la rueda interior trasera para modificar el ángulo de guiñada e incrementar así la agilidad en curva y la capacidad de tracción en plena aceleración.

Para reforzar las sensaciones de conducción, el Aston Martin DBS Superleggera permite seleccionar entre tres modos de conducción, denominados “GT” (para el uso cotidiano”), “Sport” (para un uso deportivo) y “Sport Plus” (para obtener la configuración más eficaz), que actúan sobre la respuesta del motor, el funcionamiento del cambio en programa automático, la flexibilidad de la amortiguación, la puesta a punto de las ayudas electrónicas y la sonoridad del sistema de escape con válvulas activas, que intensifica su nivel acústico en los modos de conducción más deportivos.