Síguenos

Toyota GR Yaris 2020

Escrito por: Víctor M. Fernández - 4 febrero 2020

Motor 1.6 Turbo “G16E-GTS” con tres cilindros y 261 CV de potencia

El Toyota GR Yaris estrena un nuevo motor 1.6 Turbo (“G16E-GTS”) de construcción ligera y tres cilindros en línea que desarrolla una potencia de 261 CV, siendo así el motor de producción de tres cilindros más potente desarrollado hasta la fecha.

La normativa técnica de los coches WRC y WRC 2 de rallies ha jugado un papel fundamental en el desarrollo de este propulsor de 1.618 centímetros cúbicos, cuya base será empleada para los futuros Toyota Yaris WRC y Toyota Yaris R5 WRC 2 de competición.

Ese es el principal motivo por el que cuenta con un destacado despliegue en tecnología y materiales que provienen de la experiencia de Toyota en la competición y que no se habían utilizado, hasta la fecha, en un motor de producción en serie, como la refrigeración de los pistones mediante múltiples inyecciones de aceite, unas válvulas de escape de gran diámetro o unos puertos de admisión mecanizados.

Tanto el bloque como la culata están confeccionados en aluminio y dispone de un sistema mixto de alimentación con inyección indirecta y directa (denominada “D4S”), cigüeñal y pistones fabricados a medida y distribución variable “VVTi” en las válvulas de admisión y escape.

La caracola del turbocompresor y el colector de escape están confeccionados en una sola pieza que está unida también al catalizador, solución compacta que rebaja peso, optimiza el rendimiento del motor y reduce las pérdidas de respuesta características de los motores turboalimentados en las fases de aceleración (el denominado “turbo lag”).

El turbocompresor es de entrada simple (“Single Scroll”) y cuenta con rodamientos de bolas, tecnología que proviene del mundo de la competición y que permiten optimizar hasta un 15 por ciento la entrega de potencia.

El aire de admisión está refrigerado mediante un intercambiador de calor (“intercooler”) de aire, que tiene la particularidad de contar con un dispositivo de pulverización de agua para rebajar su temperatura, solución empleada anteriormente en otros coches de alto rendimiento derivados del mundo de los rallies, como los Mitsubishi Lancer Evolution o los Subaru Impreza WRX STi.

Curiosamente, los ingenieros de Toyota han preferido la refrigeración por aire del “intercooler” en lugar de un efectivo circuito con líquido refrigerante. El motivo ha sido la homologación que realizarán en su futuro coche de rallies “WRC”, pensando en la sustitución rápida de dicho elemento en caso de golpe (los “intercooler” refrigerados por agua requieren más tiempo para reparar los posibles conductos dañados).

Con todo este despliegue tecnológico, el nuevo propulsor del Toyota GR Yaris desarrolla una potencia de 261 CV a 6.500 rpm y 360 Nm de par máximo entre 3.000 y 4.500 rpm, alcanzando así una elevada potencia específica de 161,3 CV/litro.

Este nuevo motor trabaja conjuntamente con una caja de cambios manual de seis marchas que está desarrollada por los especialistas de “Aisin».

Dicho cambio manual tiene unos desarrollos de transmisión específicamente adaptados para este modelo deportivo y cuenta con un dispositivo que en Toyota denominan “iMT” (“intelligent Manual Transmission”), encargado de dar un golpe de gas automáticamente en las reducciones (simulando la maniobra de “punta tacón”) para realizar unos cambios descendentes más suaves y rápidos (al igualar el régimen del cambio y del motor).

La respuesta del nuevo motor 1.6 Turbo de 261 CV, el afinado ajuste de los desarrollos de transmisión y una favorable relación peso/potencia de 4,9 kg/CV han permitido anunciar unas prestaciones a la altura de los esperado en el Toyota GR Yaris, que tiene la velocidad máxima autolimitada electrónicamente a 230 km/h (como el anterior Toyota Yaris GRMN de 212 CV) pero es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos (6,4 segundos en el Yaris GRMN).