Síguenos

Sebastian Vettel, un justo campeón

Escrito por: Víctor M. Fernández - 11 diciembre 2012

Si Fernando Alonso ha realizado una temporada 2012 soberbia, probablemente una de las mejores en su trayectoria (aunque la Historia acabe recordando solo a los campeones), también es cierto que Sebastian Vettel ha vuelto a demostrar su madera de campeón. Desde mitad de la temporada 2012 ha tenido un Red Bull ganador (también los McLaren han sido los más rápidos y solo han podido consolidar unos cuantos resultados), pero es evidente que su compañero, Mark Webber, ha tenido el mismo monoplaza y ha finalizado en sexta posición del campeonato, sumando 102 puntos menos que Vettel. Felipe Massa, el compañero de Alonso en Ferrari también ha sumado 156 puntos menos que el piloto español y ha finalizado la temporada en séptima posición.

Desde mi punto de vista, Vettel ha actuado con la madurez y la inteligencia de los campeones. Ha sabido sacar el máximo provecho a su excelente monoplaza (cosa que Webber no ha hecho), ganando de largo en los Grandes Premios donde no ha encontrado rival (Japón, Corea e India), templando el resultado en las carreras donde había que sumar y luchando también con maestría en los momentos en donde las cosas se complicaron (GP de Abu Dhabi y Brasil). Además, la “suerte de los campeones” le dio ese empujoncito extra hacia el título que necesita todo buen piloto.

Para mí, Sebastian Vettel es un justo vencedor de la temporada 2012, un piloto ganador, uno de los mejores pilotos que hay en la actualidad, un triple Campeón del Mundo de Fórmula 1. Restarle méritos por conducir un Red Bull ganador me parece una mirada miope de la realidad. Es cierto que en 2011 se “paseó” con el mejor coche, pero este año ha tenido que pelear contra sus rivales y simplemente ha sabido sacar buen partido a su ventaja en donde la tuvo, que no fue en todas las carreras.

A diferencia del resto de pilotos de la parrilla, Sebastian Vettel, Fernando Alonso y Lewis Hamilton han demostrado con creces que, en la actualidad, son los verdaderos pilotos a batir. Ninguno de los tres necesita tener el mejor monoplaza para luchar por el título, simplemente requieren una pequeña complicidad con la diosa “Fortuna” y un coche competitivo que sea capaz de dejarles mostrar su talento. Otros como Mark Webber, Jenson Button y Kimi Räikkönen también han demostrado su calidad, pero adolecen de cierta consistencia según les sople el viento. Y, probablemente, haya también otros grandes pilotos por “descubrir”, esperando subirse a ese coche competitivo que les permita mostrar hasta donde llega su verdadero talento (Nico Rosberg, Sergio Pérez, Nico Hülkenberg, Pastor Maldonado…).

El Campeonato del Mundo de Fórmula 1 2012 ya es historia, ahora solo toca pensar en la nueva temporada 2013. “Debemos empezar con un coche que sea capaz de forma inmediata de luchar por la victoria. Para lograrlo, debemos mejorar nuestro trabajo, nuestra organización y nuestros métodos, porque son ya demasiados años en los que no hemos logrado nada. Esa debe ser nuestra primera tarea”. Esperemos que estas últimas declaraciones del presidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, sean el revulsivo definitivo para darle a Fernando Alonso ese coche competitivo que le permita obtener su tercer título de campeón. Que tiene talento ya lo ha demostrado con creces.

Pero que nadie menosprecie tampoco el talento de Sebastian Vettel. El triple campeón del mundo ha tenido la suerte de estar en el coche adecuado en el momento adecuado, pero también sorprendió a todos antes de llegar al equipo Red Bull, ganando su primer Gran Premio de Fórmula 1 a los mandos de un monoplaza que no era el mejor (Toro Rosso STR3), bajo el aguacero que cayó en el circuito italiano de Monza (GP de Italia) en la temporada 2008.

Además, es el piloto más joven en obtener una “pole”, un podio, una victoria y un campeonato de Fórmula 1, entre otros muchos récord que acumula ya en su impresionante palmarés. Su dedo alzado después de cada victoria podrá gustar más o menos a los seguidores de esta competición, pero lo cierto es que tiene motivos para mostrarlo. Sebastian Vettel es realmente un número “Uno”.

  • 5 comentarios

    • Gzk dijo:

      He leido su estupenda cronica y coincido en todo.
      Desde el blog del Abuelete donde participo activamente tanto el como yo venimos diciendo exactamente eso, que Vettel ha hecho un temporada impresionante por mucho coche, por mucho Newey o por mucha suerte que se le quiera meter al asunto. Sería de tontos obviar que todo suma y que tanta relevancia (o a veces incluso mas) tiene el coche y el diseño como la destreza del propio piloto. Pero hay factores que una vez alineados arrojan resultados incontestables. Tras el GP India comenté “la inercia ganadora” que le veía a Vettel, y que salvo hecatombe sería Campeon del Mundo. Y coincido plenamente en que es justo campeon, entrando en el Olimpo de la F1 por la puerta grande, sin peros, sin paliativos, sin excusas. Y para mayor honra y grandeza de la gesta frente al mejor rival posible, un Fernando Alonso que ha firmado una grandisima temporada. Yo no diría que la mejor de su carrera. Lo mejor en la F1 y en cualquier competicion es ganar, quedar primero, ser campeon. Solamente un invitado, un “outsider” que dicen los british puede decir siendo subcampeon que ha hecho la mejor temporada de su carrera, pienso yo.
      Dicho con respeto, si Hulkenberg con un Force India hubiese quedado subcampeon diría sin lugar a dudas “ha sido la mejor temporada de mi vida”, pero Fernando no (tengo preparado un post sobre eso en el blog del Abuelete que espero poder colgar hoy).
      Pero volviendo a Vettel. Ha corrido con garra, con riesgo, al limite, ha luchado con uñas y dientes, soportando una presion extrema, y tambien ha corrido con la calculadora, con frialdad, con cabeza, exponiendo lo justo para sacar el redito necesario para seguir sumando. Lo que hace un campeon.
      Coincido en que Seb, Fernando y Lewis son fueras de serie, aunque yo sí hubiera metido en el saco a Kimi y a Jenson. De los dos primeros nada que añadir. De los otros Lewis ha tenido un año muy inconstante con un pírrico botin para sus (teoricos) méritos, Jenson ha parecido mas frio que de costumbre y Kimi en su linea, a veces le da y gana, a veces no le da y da vueltas sin exprimir ese talento inconmensurable que la Naturaleza le otorgó (para mi que soy un ignorante, tiene el mayor talento para la velocidad de todos los pilotos que hay en parrilla).
      Brillante campeon, brillante temporada, llena de alternancia y emoción.
      Ojalá la que viene sea igual, porque mejor… bueno sí, ojalá sea mejor. Eso significará que Fernando ha quedado campeón.

      • Víctor M. Fernández dijo:

        Hola Gzk, un placer tener en autolimite.com gente como tú, que sabe de lo que habla, con pasión por la Fórmula 1, pero con las ideas bien ordenadas.
        En realidad, esta pequeña reflexión que hago no es más que algo completamente obvio, pero creo que se ha tergiversado en buena medida el éxito de Vettel en algunos medios de comunicación y entre el gran público, por disponer en los últimos años de un coche tan competitivo (el mejor sin duda en algunos momentos).
        La historia de la Fórmula 1 está llena de situaciones similares y campeones similares, campeones que ganaron el título con el mejor coche, pero que tuvieron también el mérito de saber buscar su sitio en el mejor coche o también que estuvieron en el coche adecuado en el momento adecuado (sea el caso de los cinco títulos consecutivos de Schumacher, sin restarle ningún mérito).
        En los capítulos sobre Senna de la “Pequeña gran historia de la Fórmula 1″ el Abuelete del M3 cuenta muy bien esto que estoy diciendo.
        A veces olvidamos que, en la alta competición, en general, nadie regala nada. Y Vettel no es una excepción. Además, le hemos visto luchar como un campeón cuando ha tocado. Quien no lo entienda así creo que es porque no lo ha analizado en su justa medida o no ha seguido las carreras con detenimiento.
        En todas las épocas y en todos los momentos siempre ha habido rivales fuertes, en algunas más que en otras, pero a nadie le regalaron ningún título. Bueno sí… algún título lo regalaron en algún despacho, que se lo pregunten a Prost (el Abuelete también lo desarrolla muy bien en sus relatos sobre Senna).
        Un saludo y seguiremos hablando sobre carreras y Fórmula 1 e intentando que cada uno ofrezca su visión sobre el tema. Todos los días se puede aprender cosas nuevas al respecto.

    • Juan Fco. Calero dijo:

      Recuerdo bien el Gran Premio de Italia, en 2008, cuando Vettel aprovechó su Toro Rosso para conseguir la pole sobre un pavimento mojado. Por aquel entonces estaban como comentaristas los ínclitos Lobato, Serrano y el bueno de Pedro de la Rosa. Hacían una porra antes de la salida, y yo mentalmente también participaba en ella.
      me quedé ojiplático: “joder, qué fácil me lo habéis puesto. Vettel ha sido el más rápido bajo el agua, las condiciones de carrera son las mismas que en la crono, luego apuesto por Vettel”.

      Y Vettel ganó, soportando la presión de verse en un lugar donde nunca antes había estado, con todos los ojos del planeta puestos en él, circulando sobre una pista de pantinaje.

      Sólo con ese detalle ya todos deberían de haberse convencido del nivel y la calidad de Vettel. Pero como díce Víctor Fernández, lamentablemente los medios de comunicación que alimentan el forofismo de barra de bar tergiversan y menosprecian a favor del héroe patrio.

      Un ejemplo más fresco ha sido el tratamiento de la prensa a las últimas carreras de Massa vs Alonso, después de una temporada desastrosa del brasileño.

      Efectivamente en la F1 nadie regala nada, y casi nadie gana por casualidad. Senna, que es dios y la gloria, también las pasaba canutas y muchos sábados no arrancaba en cabeza. Los coches son importantes, fundamentales, pero de ahí a que Vettel sea sólo un niño afortunado media un abismo de ignorancia, en el que muchos hacen negocio y malean al personal más gregario e ignorante.

      Recordemos sin ir más lejos lo que pasó con Hamilton.

    • Gzk dijo:

      Pecaré de inmodestia y el pasado 29 de octubre tras el GP de India que ganó Vettel, y observando como se estaba posicionando la prensa española mas forofera, publiqué un comentario en mi amado blog del Abuelete donde hacía expresa mencion al hecho de esa victoria en Monza 2008 con un STR, cometiendo la osadía de calificarlo como dato incontestable y bastante ilustrativo del enorme talento de Vettel, pues me estaba dando la sensacion de que había mucho interés en camuflar (menospreciar mas bien) ese gigantesco talento bajo el paraguas del binomio bolido-Newey, en una vision interesada y completamente sesgada de una realidad que, tozuda como es, el tiempo se ha encargado de demostrar sin paliativos. Pero es que además Vettel es de esos que lleva “apuntando maneras” de crack desde que echó los dientes.
      Axioma inamovible es que en la alta competicion nadie regala nada, ni siquiera el derecho a participar.
      Ahora bien, dentro de eso sí es cierto que algunos han ganado por casualidad: Fisichella en Interlagos por poner un ejemplo reciente

      • Víctor M. Fernández dijo:

        Hola Gzk, no es pecar de inmodestia, es simplemente hacer un análisis objetivo de la situación, objetividad que a veces brilla por su ausencia. Como bien dice Juan Fco. Calero, que Vettel ganara en aquel GP de Italia de 2008 era una apuesta casi segura. Era la primera vez que podía ganar un Gran Premio de F1, pero no la primera vez que ganaba una carrera. La lección la traía ya aprendida.
        Muchas veces veo con sorpresa el tratamiento de novatos que se le da a los pilotos que llegan a la Fórmula 1. Y son pilotos nuevos en F1 pero tienen ya el culo “pelado” de batirse en duelo en otras especialidades, donde el “cuerpo a cuerpo” es incluso superior.
        Lo que sí cambia por completo en F1 es la presión mediática a la que el piloto se ve sometido y ahí es donde las cabezas fuertes marcan la diferencia. La técnica de pilotaje que tienen todos es realmente similar. Alonso no conduce mejor que Massa, pero sí tiene un “coco” a años luz del brasileño (para gestionar la carrera, la puesta a punto del coche, la lucha con los rivales, cuándo y dónde atacar…). Y ahí es donde están las principales diferencias.
        He tenido la “suerte” de trabajar dentro del Gran Circo durante tres temporadas completas y he visto muchas cosas que me han sorprendido (algún día contaremos algunas). Una de ellas es la facilidad con la que algunos periodistas (a nivel internacional) juzgaban a determinados pilotos, ensalzando más de la cuenta situaciones que no lo merecían y defenestrando a ciertos pilotos que tan solo habían cometido un error (os aseguro que también he visto cometer los errores más absurdos a los mejores pilotos del mundo).
        Hay muchas personas, bien por desconocimiento (la ignorancia es atrevida), bien por falta de un análisis objetivo, que no se dan cuenta de lo realmente difícil que es ganar un campeonato del mundo de F1. Y vuelvo a repetir que, los campeonatos no se regalan.