Síguenos

Tierra y… victoria en el Rally de Estonia

Escrito por: Antonio Boto - 2 octubre 2012

Hola de nuevo amigos, tras un intenso verano de carreras, ha llegado el momento de relataros “en el bacquet de la derecha” los tres últimos rallyes del Campeonato Europeo FIA de Históricos 2012 que hemos disputado Joaquín Doménech y yo a bordo de nuestro infatigable Seat Panda: Estonia, Lahti (Finlandia) y Alpi Orientali (Italia).

Hoy toca el primero ellos, el Rally de Estonia, hacia el cual partimos desde Madrid el pasado 17 de Julio con la maleta llena de ilusiones. Y hablando de maletas, “toma ya”, cuando llegamos a Riga, capital de Letonia, nos las perdieron, así que primer “marrón. Ante semejante inconveniente, partimos hacia Otepaä con bastante mosqueo, lugar del cual partía el rally, aunque, afortunadamente, las maletas nos las entregaron al día siguiente en el lugar donde nos alojamos, un hotel en un entorno maravilloso, con un lago y una vegetación increíble.

El miércoles recogimos la documentación (carnet de control) para poder entrenar y comenzábamos el trabajo. Los reconocimientos en los tramos iban a ser muy controlados y nada más se podían dar dos pasadas, así que solo daba tiempo para anotar y repasar.

Un dato curioso es que, para Joaquín, era la primera vez que iba a pilotar en tierra, con lo cual el desafío iba a ser todavía más intenso. Lo mejor de todo es que los tramos eran estupendos, entre bosques, con rasantes, anchos y con la tierra perfecta.

Por fin, el viernes tomamos la salida en el rally, con cierto nerviosismo, aunque ya habíamos probado el Panda en el “Shakedown” y, realmente, iba perfecto. El primer tramo salio muy bien, con unos tiempos muy buenos, para ser la primera vez que hacíamos tierra. En el segundo, gran susto, se rompió la copela del amortiguador delantero izquierdo y terminamos el tramo como pudimos. Por fortuna, la asistencia estaba cerca y el gran trabajo de los mecánicos hizo posible que el coche quedara perfectamente reparado.

Joaquín iba cogiéndole el gusto a la tierra en cada kilómetro y, después de los 10 tramos cronometrados (el más largo de 27 kilómetros), no podíamos quedar más satisfechos con el resultado: vencedores de clase y vigésimo séptimos de la general, quedando por detrás nuestro algunos coches más potentes y pilotos que parecían conocer mejor el terreno (estonios y fineses).

En este Rally de Estonia coincidimos con el “ERC” (“European Rally Championship”) y el ambiente era fenomenal, había verdaderos maquinones y algunos pilotos que preparaban el Rally de Finlandia para el Mundial. Tuvimos incluso el honor de compartir momentos muy agradables con Jari-Matti Latvala (piloto oficial de Ford en el Mundial que corría en Estonia con un Ford Escort RS), del cual escuchamos cosas muy interesantes y algún que otro consejo.

Además, tanto Toño Sainz (Ford Escort MK I) y Miguel Díaz-Aboitiz (Renault 5 Alpine), como Ferrant Font (Ford Escort RS), que en Estonia y Finlandia formó parte del “Spanish European Historic Team”, acabaron en buenas posiciones en este rally.

Por último, quiero destacar el buen hacer de Joaquín en la tierra, la amabilidad de las personas del Rally de Estonia y, sobre todo, la perfecta organización de una prueba que, en mi opinión y la de todos los españoles que participamos, ha sido el mejor rally de los realizados esta temporada.

En breve, desde “el bacquet de la derecha”, os contaré también cómo nos fue en los rallyes de Lahti (Finlandia) y Alpi Orientali (Italia).

  • 2 comentarios

    • El Abuelete del M3 dijo:

      Enhorabuena, “compi”, ya teníamos “mono” por saber de las andanzas de los “Caballeros del Panda”, otros lo eran de la Mesa Redonda y unos y otros teneis los mismos atributos: “cuadraos” para ir por esas pistas interminables. Bienvenidos a casa,seguiremos atentos a nuevos relatos.

    • El Abuelete del M3 dijo:

      Pongo esta nueva entrada porque veo Antonio que te pasas de modesto…Victoria de clase y apenas una línea de texto. Por favor, no nos prives, ni te prives de contarlo un poquito más por extenso. En este deporte, cada triunfo vale y cuesta mucho y por ello hay que contarlo, que los días que se rompe el coche y los sustos, ya lo sufrimos en silencio. Comentas que era la primera prueba de tierra para Joaquín y el “Pandilla” Viendo la caña a la que iba el rallye ¿qué monta de gomas llevábais para esas pistas infinitas, tacos,clavos,o están prohibidos? !Un abrazo y otro para Joaquín, que también tiene mucho que ver en esto, ¡¡campeones!!