Síguenos

De dioses y hombres

Un relato de El Abuelete del M3 - 30 septiembre 2012

Cuando un Dios abandona su Olimpo y desciende al polvo podemos imaginar que lo hace para ayudar a quienes lo invocan porque creen en “脡l” y esperan sus milagros. Durante tres a帽os hemos sido varios los que quisimos entender que esa y no otra era la raz贸n por la que Michael Schumacher abandonaba su retiro dorado despu茅s de haberse coronado siete veces Campe贸n del Mundo de F贸rmula 1.

Ross Brawn, el genio astuto de mirada huidiza le llamaba para intentar una nueva gesta, reverdeciendo laureles sobre las renacidas 鈥淔lechas de plata鈥.

Tres temporadas para un nuevo prodigio parec铆an plazo razonable y, cuando en abril de 2012 volaron las 鈥滷lechas de plata bajo el cielo gris de Shanghai鈥, con Nico Rosberg y Norbert Haug respirando su triunfo a los acordes del 鈥淒eutschland 眉ber alles鈥, el objetivo pareci贸 m谩s al alcance que nunca. El mito hab铆a hecho su trabajo y el testigo estaba en manos del porvenir.

Pero, una cosa es la liturgia y otra puede ser la realidad. La salida de Michael Schumacher por la puerta de atr谩s del Mercedes AMG F1 Team (corteses reconocimientos aparte) parece indicar que no todo era trabajo en equipo y altruismo entre el genio Brawn y el 鈥淜谩iser鈥.

A los que a煤n quisi茅ramos creer en la existencia de una vena rom谩ntica en la F贸rmula 1 se nos caen los 鈥減alos del sombrajo鈥 con estas cosas. Si no era para redimir a nadie y por causa justa, 驴qu茅 impuls贸 a Schumacher a romper lazos casi sagrados con Ferrari y saltar a embarcarse en el otro proyecto?

Los que dicen que saben, hablan de reveses econ贸micos en inversiones millonarias, esas razones que pueden llevar a un matador de toros a arrastrar su capa por el albero peleando contra los achaques de la edad y las cornadas del hambre tard铆a. Si algo de eso le ha ocurrido a nuestro h茅roe, entender铆a su apuesta, arriesgando prestigio para recuperar solvencia.

En realidad, regresar rebasados los 鈥渃uarenta鈥, en una forma f铆sica insuperable, no era ninguna locura. Comp谩rese el aspecto de Schumacher o de Pedro De la Rosa con el que ofrec铆an aquellos otros pilotos de leyenda, dominadores de la primera F1 de los a帽os 50: Giuseppe Farina, Alberto Ascari o el mism铆simo Juan Manuel Fangio, capaz de conseguir su quinto t铆tulo ya superados los 46 a帽os. Eran otros tiempos y otras exigencias, pero el 鈥淜谩iser鈥 parec铆a capaz de volver a ganar. No ha estado muy lejos y, quiz谩s, a煤n nos sorprenda con alg煤n 隆隆隆hurra!!! antes de que finalice la temporada 2012.

Cuando abandone su asiento en Mercedes, ser谩 muy libre de continuar gan谩ndose el pan d铆a a d铆a en cualquier otro equipo que quiera capitalizar su experiencia, pero entonces habr谩 perdido su aureola y, su recorrido terrenal, se podr铆a parecer al de aquel Jesucristo retratado por Jardiel Poncela en su novela 鈥淟a tourne茅 de Dios鈥. El blus贸n de humilde tendero no es el m谩s adecuado para seguir pilotando.

Hablamos de dioses y hombres y, un hombre muy joven, ambicioso y con vocaci贸n de llegar a Dios es Lewis Hamilton. Toda una vida bajo el paraguas de McLaren, protegido y ni帽o mimado de Ron Dennis, dando triunfos y sobresaltos a la marca de Woking y jugando peligrosamente en el filo de la navaja hasta este momento en que ha salido de 鈥渓a casa del padre鈥, buscando el oro y quiz谩, alg煤n d铆a, la leyenda.

En esta galer铆a de espejos deformes en que cada a帽o por estas fechas se convierte la F贸rmula 1 y nada es lo que parece, el movimiento de Hamilton resulta, cuando menos, sorprendente. Ya se ven铆a rumoreando, aunque parec铆a m谩s un elemento t谩ctico de negociaci贸n para elevar alg煤n precio que realmente una posibilidad.

La brillantez del brit谩nico, su ambici贸n y agresividad a los mandos del McLaren son virtudes reconocidas. Ahora que los b贸lidos de Martin Whitmarsh han conseguido esa cualidad de 鈥淪ables de plata鈥, capaces de rasgar con su filo la coraza de cualquier adversario, Hamilton y Button, todo 鈥渆nglish鈥, parec铆an la cordada perfecta para alcanzar la cumbre, algo lejano salvo en 2008, con el mism铆simo Lewis.聽

Pero, bajo el brillo de la plata, las aguas bajan turbulentas, el juego de astucias se ha convertido en doloroso divorcio y quiz谩s unos y otros lo lamenten alg煤n d铆a.

Para Ron Dennis ha debido ser un desgarro ver partir al hijo pr贸digo, ese en quien hab铆a puesto todas sus esperanzas y por el que hab铆a arriesgado y perdido triunfos seguros, poniendo al reci茅n llegado en modo 鈥渢anto monta, monta tanto鈥 frente a Fernando Alonso, un espa帽ol que hab铆a conquistado dos t铆tulos mundiales y parec铆a destinado a romper estad铆sticas sobre un McLaren MP4.

Para Lewis Hamilton, adem谩s de dinero, no sabemos si mucho o poco m谩s que en 鈥渃asa del padre鈥, la ambici贸n de heredar el asiento de un dios puede llevarle a sacar de s铆 mismo todo lo mejor de su capacidad como piloto, pero tendr谩 que demostrarlo con hechos. Hasta este momento de la temporada, su radiograf铆a de resultados tiene muchos brillos y demasiadas sombras.

Tres victorias (Canad谩 , Hungr铆a e Italia), tres terceros (Australia, Malasia y China), quinto en M贸naco, octavo en Bahrein, Espa帽a y Reino Unido, decimonoveno en Valencia y tres abandonos (Alemania, B茅lgica y Singapur) son importante bagaje (debilidades mec谩nicas de su McLaren aparte), pero tambi茅n inquietante fragilidad en los resultados finales.

驴Es eso lo que necesitan Ross Brawn y Mercedes en este momento? La respuesta en 2013.

  • 6 comentarios

    • Minnie dijo:

      Adem谩s de ser aficionada a la F1, soy aficionada a la lectura. En sus art铆culos encuentro una fusi贸n perfecta entre estas dos aficiones m铆as. Es un placer leer lo que acontece en las carreras narrado de esta forma tan amena y a帽adiendole un acertado toque literario que engancha. Enhorabuena por el articulo!

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Hola Minnie, bienvenida a Autolimite y muchas gracias por tu comentario.Te confieso que compartimos debilidades, la F贸rmula 1 y la lectura. Soy apenas un “juntaletras” que piensa que hay que intentar contar las cosas desde un 谩ngulo algo distinto. Para la estad铆stica ya tenemos Internet. Si encuentras en mis relatos alguna sensaci贸n gratificante, ser谩, para m铆, la mejor recompensa y justificaci贸n para seguir intent谩ndolo. Un cordial saludo.El Abuelete del M-3.

    • Juan Fco. Calero dijo:

      Ron Dennis ha debido de sufrir un deja vu al ver c贸mo su delf铆n se marcha de casa cuando tiene la opci贸n real de ser campe贸n del mundo otra vez.

      La historia se repite 30 a帽os despu茅s. Veremos si Hamilton hace de Senna.

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Incomprensible. Sin negarle a Hamilton ning煤n m茅rito, no le veo con el mismo carisma que a Senna.Tiempo al tiempo.

    • Charo dijo:

      Maravilloso el art铆culo, Abuelete… como siempre un placer leer o una cr贸nica de una carrera o este articulo que es una reflexi贸n en alto de una serie de movimientos que han sorprendido incluso a alguno de los implicados. Comienza el baile de pilotos,- y aunque es obvio con qui茅n me gustar铆a a m铆 que bailara la m谩s fea-, creo igual que t煤 que las razones de los Dioses para abandonar el Olimpo, no siempre son altruistas, pero deber铆an ser justificadas… poderoso caballero es Don Dinero…. un beso y seguir茅 leyendo.

      • El Abuelete del M3 dijo:

        Hola Charo, 驴sabes una cosa? lo que m谩s me agrada de tu comentario es observar que empiezas a tener opini贸n. T煤, que te hab铆as declarado p谩rvula de conocimientos “formuleros” enjuicias acertadamente y ese es un triunfo que me permito anotar en mi casillero. Estamos en un tiempo en que hasta los dioses pasan su factura y por lo que vemos, Schumacher no es una excepci贸n.Hace varios a帽os, ya retirado,fu茅 muy comentada una divertida an茅cdota del “K谩iser” que me permito refrescar. Michael y su familia deb铆an tomar un vuelo, sal铆an de casa muy justos de tiempo y Schumacher le pidi贸 al taxista que le dejara a 茅l conducir para intentar llegar a tiempo. El taxista se sent贸 en el “bacquet de la derecha” y es f谩cil imaginar el subid贸n de adrenalina que “disfrutar铆a” mientras “Schummi” iba devorando rotondas con el taxi de costadillo hasta llegar a la terminal.Con el importe de la carrera, nuestro h茅roe obsequi贸 al emocionado taxista con 隆隆50鈧 de propina!! A que parece una buena recompensa!!…ser copiloto del rey de la F贸rmula 1, comentarlo con los colegas, alg煤n aut贸grafo si no fuera por las prisas…Lo mejor de todo fu茅 cuando el taxista descubri贸 que sus neum谩ticos estaban en las lonas despu茅s del “rallye”… Cuentan las malas lenguas que los 50鈧 no fueron bastante para pagar la reposici贸n ni aprovechando una oferta 3X2 en Tiendas Aurgi. Cosas de dioses y hombres.Con afecto, el Abuelete.