Síguenos

Gracias, Sebastián

Escrito por: Juan Francisco Calero - 6 enero 2012

Intentaré hablar de todo. A veces extensamente –espero pocas, como hoy-, a veces con las palabras mínimas para dar sentido a una reflexión o sensación. A veces, se hablará con imágenes.  De política o políticos lo justo y necesario, pero como quiera que forman parte de nuestra vida, y de cómo se construye, lo haremos también inevitablemente, sin ideología, sin vergüenza, y con ganas de encontrar un camino propio. A través de estas líneas espero conoceros mejor, e inevitablemente me conoceréis mejor. Poco.

Hablamos hoy de políticos y así nos quitamos ya el tema unas semanas, ¿vale?

Mientras escribo esto están reunidos en el parlamento los que deciden durante los próximos cuatro años. Sería bastante pueril, y además conformista, afirmar que los políticos tienen en sus manos nuestro destino. Pero sí que algunas de sus decisiones tienen influencia directa sobre nuestras vidas, y especialmente en lo relativo al mundo del automóvil, que es el lugar hasta el que has llegado hasta aquí. El coche y el transporte será la base, pero hablaremos de cualquier manera, a partir de él o hasta él.

No, no os voy a martirizar con la DGT. Durante la última legislatura, y parte de la anterior, nos ha tocado convivir con un ministro la mar de interesante. Y no estaba en Interior. Pistas: amigo personal -¿existen los amigos no personales?- de Zapatero, y asesor sobre economía en privado y luego en público, dio el salto al ministerio de Industria tras dejar el BBVA y perder con Gallardón por la alcaldía de Madrid. Hablo de nuestro recién cesado ex ministro de Industria, Miguel Sebastián Gascón.

No os voy a glosar sus trifulcas con Bono por lo de llevar o no corbata en verano, ni de la ocurrencia de la bombillas chinas –de las cuales unos buenos cuantos millones siguen criando polvo en las oficinas de correos-, ni de la TDT de pago, ni de otras historias divertidísimas. Simplemente voy a hacer, a modo retrospectivo, un descriptivo de su gestión para con nuestro amado automóvil y su uso.

1-      El coche eléctrico

Nada más llegar, Sebastián decidió que el automóvil eléctrico es un tema fundamental para el futuro de la industria del automóvil de este país, una oportunidad para nuestra potente industria eléctrica y una necesidad ecológica. Muy bien. Ni corto ni perezoso se marcó un objetivo inicial de nada menos que “un millón de coches eléctricos e híbridos” circulando para 2014. Era julio de 2008. Híbridos, había unos pocos. Híbridos enchufables y eléctricos para particulares, en ese momento, ninguno.

Así que al poco, donde dije digo, digo Diego, casi dos años más tarde el ministro y su equipo cifraban el objetivo en 250.000, ¡un cuarto! de lo anunciado inicialmente. Hay que reseñar que en 2009 (ya hemos dicho que en 2008 no había nada puramente eléctrico para comprar como particular en España, salvo que consideremos los carritos de golf) se matriculo la friolera de ¡1 coche eléctrico! En todo el país.

En el año 2010 la cifra creció “espectacularmente” hasta los 870 coches eléctricos.

Pero no contentos con eso, en mayo de 2011, ya a la vuelta de la esquina, el ministro seguía insistiendo, con cifras alucinantes. 20.000 coches eléctricos e híbridos enchufables en 2011, y 50.000 en 2012.

A falta de 15 días para cerrar el año 2011, en España se habían vendido 314 coches eléctricos, de los cuales sólo 10 habían sido para particulares. Ni la mitad que en 2010. 

Y así las cosas, en breve empezarán a venderse los primeros híbridos enchufables, como el Prius o el Ampera/Volt, o los primeros eléctricos mínimamente atractivos para el usuario medio, como el Leaf o la gama Z.E de Renault, y el híbrido a secas seguirá su tímida generalización: La tasa de híbridos+eléctricos vendidos en España a diciembre de 2011 es del 1,3 por ciento. Y menos mal que Sebastián ya no sigue en el gobierno, que lo mismo para 2015 nos anunciaba la venta de coches con fusión fría por docenas de miles. Una verdadera lástima. 

2-      Los neumáticos ecológicos 

No contento con el cortocircuito de las bombillas, Sebastián anunció un plan renove para los neumáticos en marzo de 2011. Veinte euros de subvención por goma ecológica, de esa que ayuda a ahorrar combustible. Efectivamente los neumáticos de carcasa con baja resistencia a la rodadura –en comparación con los estándar- existen desde hace años,  y todos los conocemos más o menos. Pero no desde luego con la certificación necesaria para ser homologados internacionalmente como “ecológicos”, condición indispensable para crear una lista clara en la que el usuario pudiera apoyarse para decidir. Con unanimidad aplastante, la industria entera se pronunció en contra de la medida por motivos diversos, pero sobre todo porque dicha certificación todavía no existía. Resultado final: un absoluto fiasco. La lista oficial de neumáticos en el IDEA que se pueden acoger a la norma publicada es para echarse a reír o llorar, según cada cual, por exigua y poco representativa.

3-      Los 110 Km/h

En febrero de 2011 nos desayunábamos con una noticia sorprendente: Se aprobaría en el consejo de ministros, con la excusa de la crisis de Libia, una reducción de la velocidad en autovía y autopista de 10 km/h para “reducir el consumo”. Más sorprendente todavía era el hecho de que Sebastián y Rubalcaba vendían un ahorro en el consumo de combustible de hasta el 15%. Siguiendo el razonamiento, a 50 km/h no sólo consumiríamos cero combustible, si no que probablemente estaríamos devolviendo energía o pureza, según se desee, al medio ambiente. Posteriormente el ministro rectificó y dijo que el ahorro real, “según los expertos”, sería del 3 %.

El ahorro real de combustible a esa velocidad oscila aproximadamente entre el 2 y el 3 %, siempre y cuando el conductor haga las cosas bien con el cambio, cosa imposible de saber. Coincide además con una generalización de sextas, séptimas y hasta octavas relaciones de marcha, que complican el manejo idóneo para gastar menos a determinadas velocidades -110 es una velocidad clave en ese sentido-. La cuestión es que, vueltos a los 120 Km/h, el consumo de combustible global ha seguido bajando, debido a la bajada del consumo, más provocada por el aumento de precio del combustible y del descenso del dinero en el bolsillo del usuario que por la velocidad. Eso sí, Sebastián tuvo tiempo hasta de meterse con Alonso mentándole a Hamilton.

4-      Ford Almussafes 

En junio de 2011 el presidente Zapatero felicitaba públicamente a su “amigo-ministro” Sebastián por la inversión de más de 812 millones de euros de Ford en Almussafes para la fabricación del nuevo Kuga y Transit Connect. El presidente atribuyó directamente a sus gestiones dicha inversión. Me cuesta mucho creer que la actuación de un ministro pueda decantar la balanza para que una empresa decida quedarse o invertir en una planta que, por otra parte, lleva muchos años funcionando bien. Pero teniendo en cuenta que la portavocía del gobierno, a través de José Blanco, ha destacado públicamente como un hito hasta la nacionalización del baloncestista Serge Ikea (perdón, Ibaka), ya nada me sorprende.

Sebastián ha sido siempre muy creativo y aguerrido, tanto en sus disputas públicas como en sus inventivas ministeriales. Seguramente, terminado su periplo como ministro, volverá a dar clases de economía en la intimidad a Zapatero, o se irá a la universidad, o al BBVA. Quién sabe. Sus delirios se perderán, como lágrimas en la lluvia y sin que nada ocurra, como siempre, otro nuevo que viene que lo hará olvidar.

Y a mi sólo me queda decir dos cosas: una, que muchas gracias, Sebastián, y a ti, si me permites, un consejo: No dejes que nadie piense por ti. Ni que sea un ministro.

  • 5 comentarios

    • Juan Antonio dijo:

      Muchas gracias a Sebastián … por irse, supongo.

      Buen artículo, me ha gustado. A ver qué hace el que entra ahora.

    • JotaEme dijo:

      Aún recuerdo cuando una asociación empresarial invitó a un acto al ministro en cuestión, de quien se decía que si se caía de su propia consideración podría matarse mil veces, y el susodicho aprovechó para ponerlos verdes en el propio acto y ante los que le habían invitado.

      Es conocido que, nunca tan fiero el león como se pintaba a sí mismo, el ministro era abroncado, ignorado, ninguneado, contradicho y carcajeado por sus compañeros con cartera ministerial. Ignoro de qué podrían reírse tanto, cuando los demás llorábamos a la vista de nuestras neveras.

      JM

    • Slayer dijo:

      Gracias. Me ha gustado.

    • Troko dijo:

      La verdad es que es difícil hacerlo peor.

    • Deif dijo:

      Perfectamente reflejadas algunas de las ocurrencias del amigo de Zapatero. Los que trabajan en el Ministerio conocen muchas más que no han salido a la luz pública. Yo no le contrataría ni para llevar una comunidad de propietarios.
      Uno espera que los que acceden a un Ministerio tengan nociones del asunto a desempeñar pero ya vemos que la amistad es mucho mas importante. Claro que ahora “las médicos” Ana Pastor (Ministra de Fomento) y la Sra. Segui (nueva Directora de Trafico) desempeñan cargos para los que me cuesta creer que estén preparadas. Desconozco si son amigas de Rajoy.